body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

21.12.15

Todo empezó

Como si fuera un juego de niñas empezaron a desnudarse. Entre risas inocentes se agarraron de las manos y se sumergieron en el vasto océano. Las algas acariciaban sus piernas y los peces rozaban sus cuerpos. El mar, agitado, meció sus movimientos lúbricos y extasiadas se entregaron a los besos de la naturaleza, las caricias de las olas, la mirada de la luna.

Microrelato para el concurso de Diviertesexshop - Microelatos eróticos

17.12.15

La hechicera

Toda su vida fue llamada bruja. Ninguno se atrevió a llevarle la contraria, por miedo a sus conjuros y a la nigromancia. Ninguna se atrevió a hablar con ella, por pavor a que la asociaran a las técnicas mágicas y adivinatorias. Nada silencio su voz, ni las llamas de la hoguera a la que fue enviada hace pocos años. Nadie pudo contra ella, ni hombres ni mujeres. 

Microrelato creado para el Concurso de Diversidad Literaria - Ellas

9.12.15

El beso de la muerte

Nunca un beso había sido tan dulce ni un sueño tan amargo. Cayó rendido en sus brazos, mientras ella le acunaba en sus brazos. Juntos, partieron a un mundo prohibido, y ahora, la realidad se le escapaba de las manos.



Microrelato para el calendario de noviembre de Internacional Microcuentista - Fotografía de Ivette Guilbert

2.12.15

Demente

Paseaba por la habitación, hambrienta, sin saber dónde estaba ella. Llevaba tres días sin aparecer por la casa. Sentía correr la locura en sus venas. Harta de escuchar sus propios pensamientos, comenzó a maullar en voz alta. Nadie le respondió, ni siquiera esa gata que le miraba desde el espejo.

Relato escrito para 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2015/12/demente.html#comment-form

27.11.15

Sábanas blancas

Veo esas sábanas y siento tu obsesión por lo blanco, lo pulcro, lo nuevo. Y yo quiero poder manchar mi cama. Beber vino si quiero. Saltar con los pies sucios después de correr por el barro. Odio tu sonrisa de satisfacción cuando sacas la ropa de la lavadora, y todo, todo es blanco en esta casa gris. Incluso tus dientes que relucen con la luz apagada. Me da asco tu contagiosa obsesión. Si cumpliera mis sueños estas sábanas se teñirían de tu enfermiza sangre y todo sería rojo, al fin, un color con vida, un color orgánico, palpitante. Sudo. Comienzas a mirarme mal. Salgo a rastras de la cama, animada por un único motivo. Cuando sientas el frío acero cortando los músculos de tu espalda será demasiado tarde. 

Ilustración de Alissa Monks

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino

26.11.15

Contra la mujer

Insultos, amenazas, muertes, torturas, vejaciones, humillaciones… ¿Cuándo se acabará este juego macabro de roles? ¿Cuándo dejaremos de ser objetos y seremos sujetos de pleno derecho? El día en que dejen de regalarnos flores por cada paliza, de acallarnos cuando queramos expresarnos y de enterrarnos bajo tierra, habremos conseguido dar un paso hacia delante. Mientras, esta sociedad demuestra su barbarismo machista día a día, marcando la historia con su sed de sangre. 

23.11.15

Rasurando la infancia

No digas tonterías y pásame la cuchilla. Ves, no pasa nada – dice mientras le afeita. Le cede la navaja y este empieza a deslizarla por su rostro. Un grito agudo sale de los pulmones del padre. Su hijo cae redondo sobre sus brazos. De su cuello brota una fuente de sangre, un torrente de vida. 

13.11.15

La rosa

Le esperaba en la estación como cuando eran jóvenes y buenos amigos. En ese momento no hacía falta esconderse más. Se amaban y pensaba decirlo en voz alta. Sus pieles cubiertas de arrugas no eran ningún impedimento. La primavera se anunciaba diferente. La rosa, símbolo de superación y ternura. 

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino inspirado en una fotografía de Constantine Manos

6.11.15

Tarde de domingo

- ¿Están muertos? - dice con una voz chillona que rompe la calma de una sala sin vida.

Entra al comedor temblorosa, dejando que los cafés y güisquis bailen sobre la bandeja.

- No es que antes rebosaran vida, ¿verdad? - contesta francamente.

Le hace señas, indicándole que le pase su copa.

- ¿Crees que es vida estar atado a una hipoteca como Joan? ¿Crees que Marga no sabía que Fernando le era infiel con Josefina? Y Artur... no quiero ni oír hablar de él nunca más - suspira molesto y bebe un trago - Les he hecho un favor. No estaban viviendo nada, solo recreaban una telenovela basura de domingo por la tarde. La vida debe ser vivida, y debe ser vivida bien. Anda Chris, siéntate y nos tomamos una última copita. ¡Ah! y tira todo el pastel de frambuesas, en él estaba la sorpresa.

- ¡Pero si tú también has comido! - dice alarmada.

- Sí. Yo tampoco he sabido vivir la vida - responde, desplomándose sobre la mesa.


Microrelato perteneciente a Buffet Libre - Capítulo "Café y licores". Libro realizado por el Colectivo de escritoras/es Valencia Escribe

4.11.15

El artista

Solo su pincel reflejaba la realidad. Sobre el lienzo desnudo dibujaba las alas que salían de su mente. La única escapada para volar de su realidad.


Microrelato para el concurso de Internacional Microcuentista - La imagen correspondiente al mes de octubre de 2015 es de Ari Chávez (collage) en tabla de skateboard de Vans y fotografía de Iván Fernández.

2.11.15

La espera

Una clase repleta de libros. De personas que no saben leer. Son invidentes de las palabras, soñadores del saber. Tratan de sumergirse en los escritos, pero la oscuridad mancha su vista. Esperan ansiosas la llegada de la maestra, del conocimiento, de la vida.

Tarda, sienten que lo han perdido todo. 


Microrelato para 50 Palabras

31.10.15

Alevillas

Todos los domingos cazaban mariposas sin cesar. Pero esa mañana triste, las presas eran ellos. El verdugo ridiculizo sus ropajes blancos y sus absurdos gorros de aventureros. Primero le quitó la vida al niño. El padre se descompuso en finas lágrimas. El asesino fue preciso. Una obra de arte quiso formar. Padre e hijo fueron mariposas, al menos durante unos instantes, antes de arder.
Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino - Fotografía de Rodney Smith

29.10.15

Drogas

Aunque todo parecía normal, no lo era. En ese momento él solo podía ver una sala sin luz, un hombre bailando desnudo y una zebra plateada corriendo. La risa se desencadenó, junto a un río de orina por su entrepierna.

Microrelato seleccionado para aparecer en la V colección de relatos organizado por ACEN. 

26.10.15

Orgasmo

Mente infiel que juega malas pasadas. Que siente como la encadenas con tus miradas. Le besas, le muerdes, le atas. La sangre bulle, la excitación puro azufre. Tus ojos juegan por toda mi silueta, tu lengua señala inquieta y yo caigo extasiada bajo unas sábanas sucias y olvidadas.

Microrelato seleccionado para el II concurso de microrelatos eróticos de Talento Comunicación

20.10.15

El test

- ¿Cuántas películas llevamos vistas? – dice frotándose los ojos seguido de un enorme bostezo que deja entrever su perfecta dentadura.
- Ocho… creo – contesta levantándose y estirando las piernas.
- ¿Hacemos más café? – dice mientras le mira con suplica y le golpea con un roñoso cojín.
- Ok. A este ritmo moriremos sobre el sofá.
- ¡Pero por una buena causa! – dice levantándose de un salto con una amplia sonrisa.

Nero y Gén van a la cocina y preparan café. Llevan dos termos de litro y medio en el cuerpo. Los parpados pesan, pero siguen con su objetivo. Son ocho las películas vistas, y para esa sesión semanal quedan dos más. Ninguna de las vistas pasa el Test de Bechdel. Llevan dos meses con su estudio. Se dedican, una vez por semana, a ver películas y analizarlas en base a tres preguntas básicas: ¿En la película salen al menos dos personajes femeninos?, ¿Dichos personajes se hablan la una a la otra en algún momento? y ¿Dicha conversación trata de algo que no sea un hombre? Tras setenta y ocho películas vistas, solo dos de ellas pasaron el test.

- Es un hecho. Prácticamente la totalidad de la industria del cine se centra en la creación de contenidos que pasan por alto el punto de vista femenino.
- Y no olvidemos una visión trans. Queda totalmente apartado de las películas.
- En cada película podemos ver el reflejo de la visión androcentrista de nuestro sistema. Una perspectiva básica de sexo-género encabezada por hombres, blancos, heterosexuales y de clase media-alta, llenado las pantallas de los cines, nuestros televisores y nuestra mente con este mensaje: “Nuestras historias interesan, las vuestras no”
- Las mujeres solo aparecen adornando la pantalla. Son bonitas, a veces locuaces, y siempre están enamoradas.
- Espera que comencemos a pasar el Test de la Pitufina.
- Anda, sigamos, entre nosotras ya podríamos hacer nuestra propia película. 

15.10.15

Ella

Le dijeron que no se podía fumar. Así que bajó del autobús, pero antes de ello, le tiró al conductor humo sangriento desde el agujero que se podía ver en su garganta. La traqueotomía era el colgante que decoraba su cuello. Profunda, rojiza y llena de vapor. Yo baje rauda tras de ella. Quería saber quién era esa mujer tan peculiar. Ella no se sorprendió de que la siguiera, todo lo contrario, parecía saberlo. Y así la conocí. Mi musa, mi diva, mi amante. La hemos perdido, pero nunca perderemos su labor, su fuerza y pasión que dejó en vida. 

Microrelato para el concurso Focus in Women

13.10.15

Sueños grises

En mis sueños siempre aparecía una barca. A veces repleta de pasajeros, otras yacía sola, perdida. De la tranquilidad al sosiego. De la abundancia a la austeridad. Esa barca era mi destino. En el último sueño ya no había mar, ni ríos, ni un mísero charco del que poder beber. Acabé como acabamos todos, varada en un callejón sin salida, como un hámster dando vueltas en la misma rueda toda su vida.

Microrelato para el concurso de septiembre de Internacional Microcuentista

12.10.15

Búsqueda

Intentando encontrar su reflejo, solo veía a su padre. Todo le daba vueltas desde que lo perdió en ese fatálico accidente de tráfico.

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino - Imagen de Bill Domonkos

9.10.15

Derrota

Era recurrente como en sus sueños. Un día no lo pudo evitar y quedo atorado en la gatera. La dueña de la casa amputo sus piernas, harta de verlo bailar, normalmente victorioso, delante de su casa con uno de sus sostenes en sus manos. La música se desvanecía en un charco sangriento.


Imagen dada por Valencia Escribe

5.10.15

El regalo

Vestido de rayos de sol y la bruma del paisaje estival, apareciste en mi sino agitándolo todo. Sacudiendo mi cuerpo con tus sonrisas nacaradas, meciendo mis palabras con tu corazón rojito y moviendo mis piernas hacia caminos nuevos y deseados. Tú, un regalo lleno de energía, de amor y vida.

Relato publicado en 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2015/10/el-regalo.html

3.10.15

Quiero

Y me llevan a ciegas a un mundo de placer. Ellas tienen el control, yo soy su presa. Quiero ser devorado por esas mujeres que no puedo ver. Quiero que me golpeen, me aten y me hagan temblar. Dicen que quien entra en esta sala, nunca vuelve a ser el mismo. No me importa, hace tiempo que solo puedo soñar con este momento, con ese lugar. Siento la fría vara metálica rozándome la cara. Comienza la acción. Ardo de deseo.
Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino. Fotografía de Frédéric Fontenoy 

29.9.15

Viva

Pensé que quizás no volvería a sonreír, pero me equivocaba. Tras la operación todo volvió a su cauce normal. Pase meses muy duros y pude darme cuenta de que no estaba sola y que debía de sentirme orgullosa de poder vivir el presente. Es cierto que hasta que no vemos de cerca la negra capa de la muerte y su guadaña nos roza la cara no sabemos vivir. Siento la adrenalina correr por mis venas, las ganas de comerme el mundo y como palpita mi corazón caliente, regando la cicatriz que cruza mi pecho. Me siento valiente, me siento viva, me siento feliz, y eso es lo que más me importa.

Relato seleccionado para aparecer en la antología realizada por Talento Comunicación para el II Concurso de relatos sobre el cáncer de mama

25.9.15

El síndrome de Charles Bonnet

Lo bautizaron como Charles, de apellido Bonnet. Rápidamente su vida se plago de un espiral inmenso de caos. Su visión desgastada, en unos ojos claros y de tierna edad, fueron los causantes de su ingreso en el viejo hospital del condado. Sus pupilas se mostraban ausentes ante lo que acontecía. Su mirada de la vida era distinta y por eso lo tildaron de loco. Sus luceros registraban imágenes que nadie más podía ver, ni los gatos negros que dormitaban en los parques del psiquiátrico. Un día castro a su médico y degolló a una enfermera. En el juicio fue claro, el vio  como un enorme monstruo entraba en su habitación y tuvo que defenderse ante tal barbaridad humana. Cogió unas tijeras y le amputo los tentáculos que colgaban bajo sus piernas. El monstruo cayó rendido al suelo, entre sollozos y alaridos. Entonces entró una sirena, que con sus cantos intento embaucarlo y convertirlo en monstruo, como ese que yacía muerto en el suelo de su mazmorra. Cogió las mismas tijeras con las que había cortado esos gelatinosos tentáculos y rajo la garganta de la nereida que, lentamente, apago su voz. De su cuello salieron hadas, que bañaron sus retinas, con polvos nacarados.  

Relato publicado en Escribe Fino - Viernes Creativos 
https://elbicnaranja.wordpress.com/2015/09/25/viernes-creativo-escribe-una-historia-112/comment-page-1/#comment-4469

22.9.15

Remordimientos

Remordimientos con sabor a azúcar. Brillantes como la causa, fugaces como los astros.
A veces dejan marcas en la piel, manchas de vino en unos dientes repletos de palabras sin sentido.
Ceniza, polvo, droga, sexo.
Solución efímera de algunos problemas. Catarsis de la rutina.

13.9.15

El viaje

Intentaba dormir , pero los pasajeros del bus no le daban tregua. Las voces se superponían por encima de sus sueños, de su necesario descanso. Incómoda soñó con torturas, asfixias, mutilaciones… uno a uno, como moscas puñeteras, eran silenciados bajo el manto de su sopor. Su mente, una asesina despiadada.
A la hora de llegar a su destino, sus ojos no comprendían lo que estaban viendo. Todos, a excepción del conductor, yacían muertos en sus asientos. El grito de su garganta rajo el cristal de su ventana cuando pudo ver que sus sueños se convirtieron en su peor pesadilla.



Microrelato del nº 16 de Valencia Esxcribe. Podéis encontrarlo en la página 3 de la revista: https://www.yumpu.com/es/document/view/53331137/ve-16-septiembrepdf

12.9.15

Retinas cubiertas de carmín

Cuando te pedí que rozaras mis ojos con tus labios no pensaba que acabaríamos así. Ahora, desde aquel incidente, debo de llevar un parche donde antes habitaba mi querido lucero. No me importa lo que ocurrió, yo quería que lo tuvieras. Pero me enfada el descaro que tienes, pues veo lo que tu boca quiere, lo que tus labios desean, lo que tu lengua recorre. Quisiera ser yo el objeto de tu ocelo.  

Fotografía de Alberto Schommer

Microrelato para Escribe Fino - Viernes Creativos

11.9.15

Espionaje

Hacerse pasar por un reptil fue más fácil que ser un lindo gato. Trabajaba tranquilo y se evitaba los achuchones de Christoph.

Fotografía: Enrique Ramirez - Microrelato para el concurso mensual de Internacional Microcuentista

2.9.15

Zombis

En la calle mojada se reflejan las sombras de los zombis de la noche. El aroma de la muerte y de la carne en descomposición guía sus pasos. 


Microrelato para el concurso mensual de Internacional Microcuentista - Mes de Julio

28.8.15

Cautiverio

Las mariposas ya no podían volar, los niños les habían arrancado sus alas. Pensaron que si ellos no podían escapar de ese hogar, las mariposas de papá tampoco debían huir. Padre se enojó mucho cuando vio todas sus mariposas muertas, sin color. Los niños ya no podrían ver el sol. 

Relato seleccionado para aparecer en 50 palabras

17.8.15

Las fiestas del pueblo

Desde la ordenanza municipal de prohibir los toros en las fiestas de la pequeña localidad manchega, los habitantes del pueblo estaban que trinaban. Ahora habían escuchado del nuevo alcalde que el consumo de carne quedaría vetado. Los lugareños iban a celebrar una nueva festividad ese año. El primer plato estaba servido: Alcalde a la brasa.

7.8.15

Respira el momento

Se inicia un viaje, un camino misterioso. Y aquí estoy yo, ansiosa, queriendo volar tras tus pupilas, besar tus sueños, acariciar tus penas y sonreír a la luna.
La catarsis se ha iniciado y la zozobra nos golpea, pero no hay nada que nos pare, no hay nada que limite, las ganas de elevarnos hacía los cielos infinitos. Atravesando volcanes, bailando con la lava que palpita en nuestros pechos, bonita y rojita.
Quiero atravesar la selva de tus pensamientos, con cuchillos de mantras y vibrantes palabras. Darle sabor a tu vida, que se me antoja divina.
Vivir en los árboles, correr en los mares, nadar en las montañas, volar en el fuego.
Coge mi mano y andemos, nuestros pies marcaran el ritmo, como maracas que rompen el viento.
Que tus risas sean la banda sonora de nuestras vidas y las lágrimas los aguaceros que hidratan nuestras gargantas, que gritan, a pie de guerra, por un nuevo cambio, que nos levanta, nos hace fuertes y nos acoge.


Relato recogido en la revista de julio/agosto de Valencia Escribe - Respira el momento. Página: 67 http://www.mediafire.com/view/xgeab0b33038bj9/VE-15_JULIO-AGOSTO.pdf

5.8.15

Presente

Sentado en el suelo no tiene nada más que perder. Solo le queda su colección de miradas, los abrazos que le enamoraban y los besos que nunca le dio. Sonríe con ternura al pasado y desafiante, espera tener el valor de vivir su futuro. Pero ahora solo tiene el presente, y la herida sangra sin césar. Se levanta del frío pavimento, y deja atrás la botella que tenía el veneno para borrar su memoria. Camina hacía el puerto, donde las risas de otros niños le arrancan su corazón. El ahora le mata.  

Microrelato presentado al concurso semanal de Cadena Ser - Radio Castellón - Semana 27

24.7.15

Pelo

La barba se extendía rápidamente por todo su cuerpo. Primero fue su cara, deslizándose por su cuello. Pelo salía de sus orejas, nariz e incluso su boca. Pronto se quedó ciego. Pequeños pájaros anidaron dentro de su extraña marejada de cabellos. Su cuerpo, un paraíso de vello salvaje. 

23.7.15

Amistad

El muñeco espera todo el día la llegada de su amiga. Esta tumbado sobre la almohada, mirando el techo, sin saber que hacer. Ocho horas sin ella, sin poder olerla, sentirla, quererla. Lo único que puede hacer es enredarse en pensamientos que le aterran. ¿Y si no vuelve a casa? ¿y si no le abraza esa noche porqué comparte la cama con otro? Llora desconsolado, pues la necesita cerca. Oye ruidos, es ella. Se abalanza sobre la cama, a su lado, y suspira cansada. Ha tenido un día largo. El muñeco la siente cerca pero a su vez muy lejos, demasiado lejos. Extiende sus brazos, pero no llega  ella. Le duele su corazón de felpa. Ella cierra los ojos y respira tranquila. Lo busca a ciegas con sus manos, y lo agarra con delicadeza. Besa sus labios y lo abraza. Lo alza con sus manos y le sonríe con ternura. El muñeco se siente vivo, feliz. Lo lanza y lo recoge varias veces. La habitación se llena de sus risas, carcajadas y bellas sonrisas. Lo coloca en su pecho y le susurra al oído un suave te quiero. Se quedan dormidos, el uno sobre el otro, disfrutando de la calma de ese magnifico momento. 

21.7.15

(En)sueños

Explorando el deseo de habitar otras tierras, el gato cogió su auto y partió al ritmo de la aventura. Asustado al principio, quizás algo oxidado, pero finalmente brioso por comenzar su nueva vida.

-         ¿Qué hace el gato? - pregunta inquieta.
-         Soñar, supongo – dice pasivo sin levantar la mirada del ordenador.
-    Ójala todo fuera tan sencillo – dice rascándole el abdomen al gato. Sus quimeras nunca se cumplieron, se evaporaron como el agua que cuece la pasta en este mismo instante y se esfumaron como el humo que tropieza con las aspas del ventilador.
-         ¿Qué decías?
-         Nada – esconde su cabeza junto a la del gato y besa con sus lágrimas su pelo azabache.

La vida no cambia si no lo deseas. Ella intenta sumergirse en los sueños de otro sin querer ver los suyos. 

15.7.15

Milhojas natural

La hojarasca cubre la base de este delicioso pastel, nutriendo la tierra que da vida y crea. El rocío de la mañana entierra las delgadas capas de hojas amarillas, que quedan dispuestas en el bosque como una crujiente alfombra. El fango es la salsa, que da consistencia a la mezcla. Y a veces, en invierno, todo queda espolvoreado por una fina y elegante nieve. Solo queda presentarlo con un ramillete de color verde y unos arándanos salvajes. La naturaleza, en todo su esplendor, un plato para los comensales más briosos. 

Microrelato recogido en el libro Buffet Libre en la sección de "Los postres". Libro realizado por el Colectivo de escritoras/es Valencia Escribe

13.7.15

Reminiscencias

¿Por qué interrumpes en mi cabeza constantemente? Te cuelas como una ráfaga de aire por cada grieta de mí ser. Te encuentro paseando por mi cerebro, tocándolo todo, mezclando mis recuerdos. Ahora pienso que te extraño. Que te necesito. Desbarajustas todos mis planes. ¿Cómo has llegado a ser tan importante para mí? Te tumbas sobre mi sesera, ¿esperando qué? No hay reflexión que valga, solo estás ahí, constantemente en mi mente, en mi boca, en mi cuerpo. Has dejado huellas en mis brazos y mis piernas, con cada una de tus agresivas caricias. Luego inundas mi testa con tus imágenes y mi garganta con tu nombre. Cierro los ojos y allí estás tú, sonriendo. Me gustas, no lo puedo remediar, pero por favor, deja de cegarme con tu encanto. Me llevas directa a la locura. ¿Me acompañarás? 

12.7.15

Montaña rusa

- La vida es como una montaña rusa, ¿no crees Adam? Da vueltas, te lleva por distintos caminos, donde ves como pasa el tiempo, rápido y otras veces demasiado lento. Te asustas, te diviertes, pero todo acaba – dice apretando el gatillo sobre su testa. Una mancha sanguinolenta pinta la pulcra pared. 

8.7.15

Confesión

Siempre intento hacer lo correcto. No destacar demasiado, ser buena estudiante, hija, pareja y amiga. Llevar a mi perro a pasear tres veces al día, llamar a mis abuelas de Nueva Zelanda todos los domingos y dar comida en un centro social todos los fines de semana.
Me dicen que no cometo riesgos, que soy reservada y tranquila. A veces me llaman muermo.
Estoy harta de esta mascara de mujer dócil, buena y apagada. Hoy me tiro a ese, el del final de la barra, con su barbita arreglada y con esa camiseta ajustada color salmón.
Mañana ya será otro día y si eso me confieso y listo. Mi madre siempre dice que si me arrepiento de verdad Dios me perdonará.
Necesito sentirme viva, y este chupito solo ha hecho que calentar los motores de mi ansiada libertad y locura.
El tipo me mira a los ojos, directo y me enseña su adorable sonrisa. Me da a mi que el “arrepentimiento” no llegará de momento, quizás mañana, pero con un traje de remordimientos y resaca. 

6.7.15

La batalla

Todo empezó como una estúpida pelea que desencadenó en una interminable batalla.
Los cuerpos nadaron por la arena, colisionando una y otra vez, mostrando su fuerza, valor y espíritu de victoria. Bajo la noche estrellada decidieron poner fin a ese juego de locos, de niños atontados. Uno sobre el otro sustituyeron los bajos golpes y los mordiscos viperinos por caricias y besos, con un único testigo, el mar, que asombrado comenzó a agitar sus olas, fuertes y vibrantes, como sus cuerpos, que sustituyeron sus quejidos por jadeos. 

27.6.15

Partida

Y aunque el sol estaba a punto de desplomarse, la niña miraba al cielo, con los ojos cubiertos de lágrimas y una absoluta endereza. La vida se le escapaba y ella no había llegado a ser mayor, a ser como su madre, como su padre, como sus abuelas… no llegó a besar a ese chico que tanto le gustaba, de ojos claros y sonrisa afable, tampoco pudo hacer su ruta en bicicleta con su amiga imaginaria y su gata Cascabel en la cesta. A pesar de tener miedo, una extraña sensación la envolvía. El mundo moría, pero ella sentía que su camino solo hacía que empezar. El sol parecía sonreírle mientras le secaba las lágrimas con rayos de fuego. 


23.6.15

Llamada

Lo único que puede hacer es esperar su llamada. El tiempo atraviesa su pecho como aquel cuchillo que le clavaron en el 56. Firme, potente y asesino. Intentaron acabar con él, pero no es tan sencillo. Las fotos del escritorio muestran un matrimonio falso, ponzoñoso y dañino. Él solo puede pensar en poner una fotografía junto a James. Una de tantas. De sus viajes furtivos, de sus escapadas románticas. Una fotografía que revele un amor de verdad, la felicidad, la pura vida. El teléfono suena, al otro lado, un grito, sordo y ensombrecedor, hace que su pecho llore sangre, por esa herida que creía olvidada desde tantos años. James se encuentra muerto al otro lado del auricular.  

Fotografía de Christian Pereira Rogel - Internacional microcuentista junio

4.6.15

El buitre vegano del Peñagolosa

No es fácil ser vegano dentro de una panda de carroñeros. Cae muerto un zorro y nosotros vamos disparados a jalarnos sus entrañas. Me lo planteé el otro día, ¿por qué manchó mi pico de sangre día tras día? ¿Por qué esperó sobre los árboles a que algún ciervo muera? ¿Por qué sobrevuelo los cielos como un loco aguardando el fallecimiento de todo quisqui? Por mi padre. Él quería que siguiera su camino. Pero nunca pensó que yo no quisiera. Siempre estaba con el rollo de “sigue tu naturaleza” “somos buitres, debemos de comernos lo que los demás no quieren” “es el ciclo de la vida hijo”. Puag, ¡ni que fuéramos hienas! Y aquí estoy, fingiendo ser un asesino desalmado, mientras pienso en esas ensaladas macrobióticas con pipas y salsa de soja de las que tanto oigo hablar. ¿Si me comiera el estómago de un vegano contaría? Suspiro mientras meto mi pico dentro de un flamenco. Remuevo mi cabeza dentro de él, manchando mis plumas de una sangre rosada. Era tan bello. Ahora Gyps se está comiendo su pata. ¡Asqueroso caníbal! Puf, estoy harto de este teatro. Quisiera poder ser quien quiero ser, y no el constructo de lo que los demás me dicen. ¿Por qué no puedo decir libremente que no quiero comerme a otros? ¿Por qué por ello la gente se reiría de mí? Estoy harto de salir a hurtadillas para comerme una calabaza. El otro día casi me pilla mi hermano. Él, con su fabuloso premio al carroñero del año acuñado por la revista “Cómete a un muerto”. Sin el apoyo del resto es difícil demostrar tu verdadera naturaleza. Pero dicen que las cosas están cambiando y que la mentalidad de la gente está más abierta. Recemos por ello. Espérate cuando se enteren de que hago yoga. 

27.5.15

La pedida

- Se tomo demasiado enserio la canción de It’s raining men… ¡Para pedirle matrimonio no hacía falta tanta parafernalia!
-   ¿Dónde dices que está ahora?
-   En la UCI... Lo han tenido que bajar los bomberos.
-   ¿Pero se ha roto algo?
-   No. Ha tenido mucha suerte… Pero una vez estaba en el árbol, bailando y berreando, un grupo de ardillas le apalearon pensando que le iban a robar todas sus nueces.
-   Vaya… ¿lo has grabado?
- Si, ya tiene medio millón de visitas en YouTube. Espera, que te lo pongo. 

25.5.15

Aeropuerto

Y te esperaba con ansia, con ganas de volver a tocarte, de sentirte, de amarte. Y cuando llegaste sonreía, pero tu por mi lado pasaste, como si yo ya no te importara. Quedó claro todo, ahora ya solo podría soñarte, con el corazón roto y el alma en otra parte. 

22.5.15

Granada

Una vez arrancado su corazón no pudo resistir en saborear su dulce sabor. El aroma a granada invadía la sala. Ahora estaba sola, pero sentía que su vida latía por primera vez. Turbada se quedó en silencio, sintiendo el bombeo de la sangre circulando entre sus manos. Un río rosado recorrió su espalda, empapando su vestido blanco. Solo podía escuchar sus gritos y como ella, sin piedad, le arrebató la vida. Los fantasmas deambulaban por la habitación, volviéndola loca de nuevo.   

Fotografía de Josephine Cardin

21.5.15

Mujer(eres)

La niña

Siguiendo órdenes. Siendo educada para ser una buena chica. Hace ballet, aunque no le gusta. Ella siempre quiso jugar al fútbol y tocar el saxo. Le gusta el color rosa y jugar con sus muñecas. Quiere tener un perro y muchos amigos. De mayor quiere ser científica, pero su papá no le deja.

La joven

- Vístete mejor. ¡No ves que vas enseñando demasiado! Luego te asombras si te dicen algo por la calle. ¡Fresca! Solo eres más que una fresca – grita su madre por enésima vez en el día.

Estudia. Tiene un trabajo precario. Sus ideales son fuertes, nadie consigue que tiemblen. Esta enamorada de la vida. Quiere irse de casa pronto.

La adulta

En un mundo de hombres difícil es destacar en su trabajo. Si consigue un ascenso todo el mundo piensa, automáticamente, que algo ha pasado con el jefe. Le llaman señora. Le angustia la edad. Compra cremas que prometen resultados milagrosos. Bebe giseng y jengibre. Cuida su cuerpo, pero olvida su mente.

Llega a casa cansada. Debe de limpiar, cuidad a su hija, ser una buena amante. Ser feliz dentro de una rutina que le quita las energías y las ganas de vivir.

La anciana

Hace balance de su vida. Se arrepiente de la cirugía. ¿Por qué se aumentó el pecho? Ahora no consigue dormir y siempre le duele la espalda.

Recuerda los cuentos de princesas en los que creyó siendo chiquilla. ¿Por qué les venden esas patrañas a las niñas?

Al final no siguió su sueño, pero no tuvo una mala vida.

En el lecho de muerte piensa en como hubiera sido ganar el premio a una carrera dedicada a eliminar prejuicios y discriminaciones rompiendo la brecha de género existente.


“No se nace mujer, se llega a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino” – Simone de Beauvoir.

Relato publicado en la revista de Valencia Escribe en el nº de mayo

18.5.15

Momentos

El invierno cubre tus cabellos, congelando esas ideas locas que viven en tu testa. Después llega la primavera, ocultando tus parpados con flores y envolviendo tu nariz con mil olores. El hastío verano se resbala por tu cuello, contoneándose como un vil felino. Y entonces me encuentro con el otoño, revistiendo tu abdomen de hojarasca y tu ser de dulces atardeceres. 


Fotografia de: Christian Pereira Rogel - Concurso de microrelatos de Internacional Microcuentista (Abril)

5.5.15

Cacofonía

Como un fantasma paseaba con su bello vestido rojo. La playa fue testigo de su vida y también su muerte. Como un espectro deambula con su antigua vestidura bermellón. En la radio se escuchan sus gritos, sus llantos y las pisadas de esos tacones blancos en la fría arena. El horizonte queda lejos. El camino aún por definir. 

Micro inspirado en una fotografía dada por Valencia Escribe

27.4.15

Desarrollo

El mundo quedó convertido en una bola de fuego. Una mezcla de luces fulminó los ya secos árboles. Lo llamaban civilización, progreso. Preferimos acuñarlo como destrucción. El terror llego, nos pilló construyendo. 

Fotografia de: Christian Pereira Rogel - Concurso de microrelatos de Internacional Microcuentista (marzo)

15.4.15

La fiesta del fuego

La primavera se esconde en las alcantarillas.
El aire denso está sucio.
Días de fuego manchan las nubes.
La lluvia limpia el terreno.
Una ciudad vibra bajo los gritos de las gentes borrachas de vida.
La mecha acciona un estridente sonido.
El humo danza en el firmamento.
Los cañones disparan a los cirros. Partiendo sus esponjosos cuerpos en mil fragmentos.
Las calles se llenan de lunáticos que bailan bajo las ocultas estrellas.
El cielo se pinta de colores por las noches. Brillantes formas invaden el lugar de los astros.
Todo huele a pólvora.
Todo explota a cada paso.
Estallan las risas, las ávidas palmadas, los amores vespertinos, las últimas lágrimas…
La primavera recupera su sitio, alejándose de las entrañas de una ciudad que la reclama más que al sol de la mañana.
La fiesta del fuego se convierte en un vago recuerdo para unas y en un ansiado deseo para otros.
Llegó a su fin, cubriendo las calles de cenizas y algunos corazones de tormento. 

Micro publicado en el nº de abril de Valencia Escribe - https://www.yumpu.com/es/document/view/37877341/numero-12-abril-2015

10.4.15

Sentir

Cruzábamos las calles veloces, nadie podía detenernos. Ni las luces de las altas farolas, ni los coches que atravesaban el asfalto con violencia. Nosotros queríamos sentir el frío, el viento, la adrenalina disparada. Pasamos de un estado al otro, rápido, centelleante. Cuando todo era luz, y luego, solo una mancha de sangre en la carretera.

Fotografia de: Christian Pereira Rogel - Concurso de microrelatos de Internacional Microcuentista (febrero)

27.3.15

El dulce le mató

Siempre le gustó el chocolate, tanto, que un día él se embadurnó enterito y ella no dejó nada. ¡Ni los huesos! Su madre se enojó mucho, ya que siempre había querido hacer una sopa caliente con ese esqueleto que se le antojaba divino. 

20.3.15

Bon dia Casil

Tinc fred – balbuceja Casilda, dormitada. El cap li pega voltes i només recorda vagues imatges que li venen a la ment, com llums trastornadores, de la festa que s’hi va pegar eixa nit - ¡Mare de Déu!, almenys me’n vaig beure una ampolla de güisqui tot sola. Quina imatge li donaria a les meues amigues després de tant de temps sense vore-nos – diu decepcionada  la pobra Casilda. Sense obrir els ulls, badalla, alliberant un gran sospir, i de sobte, sent en la seua esquena com si li clavaren unes fortes mans, fent-li un dolor inaguantable. Un mareig l’atordeix encara més, i seguidament, un fàstic s’apodera del seu estómac, vomitant tot el que porta dins.

Obri els ulls, per vore el contingut de la preocupant bossada i, es troba nua, en un carreró, amagada darrere d’uns contenidors. Davant d’ella i ha un xic, que li esta agafant dels muscles i la agita, intentat fer-li recobrar la consciència. El pànic s’apropia dels seus sentits i comença a tapar-se morta de vergonya. Plora desconsoladament. Les llàgrimes amaren tot el seu rostre, ofegant-la.

- Senyora... no es preocupi, ara ja esta bé. ¡No sap l’esglai que m’ha donat! – exclama el xic pèl-roig – Pensava que estava morta. Espere, que li ajude a alçar-se – diu oferint-li la mà servicialment.

Casilda li glopeja alterada. No sap que esta passant i quina broma de mal gust li han fet les seues amigues, quitant-li tota la roba i deixant-li al carrer com si fora un gos roí. Cobrint-se, aconsegueix posar-se en peu. Es queda immòbil, com una pedra. El xic li ofereix el seu abric i ella l’accepta. Quan termina de posar-se’l corre, presa del por, lluny d’eixe xic de galtes vermelles, cobertes de diminutes pigues. La gent del carrer la mira confosa, i ningú socorre als seus crits plens d’angoixa. El xic corre darrere seua molt preocupat. Veient la absoluta negació de les persones del carrer, al escoltar els seus alarits demanant auxili, Casilda s’amaga en una tenda de ultramarins, regentada per una família india.

- Per favor, ajudi’m – suplica confosa d’un crit estrepitós – un xic em persegueix pel carrer i no se que es el que vol de mi – Casilda trenca a plorar encara més que abans. Li costa respirar.

- Senyora, calmes – diu el cap del negoci – Ara mateix trucarem a la policia – diu agafant una cadira i portant-se-la a on esta ella. L’home mira a la seua dona i li diu alguna cosa en el seu idioma, que Casilda no entén. Ella es sent víctima d’un patiment innecessari.

Dos dones majors, que feien les seues compres en eixe moment, murmuren sobre l’escena que acaba d’ocórrer. Les seues mirades se li claven com agulles de cosir al seu cos nu. Casilda baixa el cap assolada. Intenta fer memòria del que va passar la nit anterior però no aconsegueix recordar res. Comença a dubtar de si havia eixit o no amb les seues amigues, a vegades, la memòria li juga males passades. Es seca les mans, mullades per les llàgrimes, a l’abric del xic i, quan les mira, una sensació d’horror li sorprèn, i es que no reconeix les seus mans. El xic entra en la tenda buscant-li. Casilda pega un vot en la cadira.

- ¡Eixe es!– crida senyalant-li com un botja – eixe es el xic que em perseguia pel carrer com un energumen.

- Per favor senyora, no façi el borinot. Jo només l’he ajudat– diu defensant-se – si no fora per mi seguiria mig morta, al carrer, sense roba, i algú desaprensiu s’haguera ocupat d’acabar amb vostè.

- Estic farta, no em tornis a dir senyora, ¡que tinc la mateixa edat que tu, pardal! – diu sufocada en un grau rugit. Les dones que murmuraven es riuen estridentment del comentari de Casilda - ¡Calleu ja, velles insuportables!  - ordena.

- Senyora, primer, té que aprendre a parlar amb educació i segon, deuria de graduar-se la vista si no es capaç de vore que vosté deu de ser més major que nosaltres dos – diu una d’elles a riallades – Si ja t’hi deia jo, aquesta dona esta mal del cap – li comenta a l’orella a la seua amiga.

Casilda no suporta més aquelles injustes acusacions i, colèrica, camina fins a les dos arrugades marietes. En eixe moment, veu la seua figura reflexada als vidres de  l’escaparata i cau a terra desmallada. Els ulls de Casilda es queden oberts, espantats per la seua vertadera visió.

Una dolça veu desperta a Casilda del seu malson. Una veu familiar i melosa, que fa que somrigui plena de felicitat.

- Bon dia Casil – diu amistosament Julio – Com et trobes? – pregunta intranquil.

- ¡Oh Julio!, quan de temps sense vore’t. Ja te trobava a faltar, ¡eh! – diu renyant-li - Bé... estic bé... però he tingut un son espantós – diu abrasant al jove infermer – gràcies per despertar-me – li dona un petó al nas.

- Sent dir-te que no ha sigut cap malson – diu amb una tristesa que inunda tota la seua veu. Casilda es porta les mans a la boca frenant el crit que creix ,esvalot, en la seua gola – Vas escapar-te de la residència aquest dimarts i has estat desapareguda fins a hui, divendres, per sort van encontrar-te i ara estàs sana i estalviada. Te va encontrar un xic al carrer, inconscient, sense roba, sota un bassal de vòmit. Supose que estaries desorientada i al despertar vas eixir corrent per pura por – diu unint les seues mans a les d’ella.

- ¡Déu meu, ja me’n recorde de tot! – diu ploriquejant – vaig caure a terra, perdent el sentit, al veure el meu reflex a l’escaparata. No se per que pensava que era jove i que les meues amigues m’havien gastat una broma torbadora. Mare meua... què me esta passant Julio?. Ja no només vaig perdent la memòria, sinó que també m’invente histories nocives.

Julio l’abrasa amb tendresa i esta es dorm als seus lleugers braços. Quan Casilda cau en un sopor meravellós, Julio plora, imaginant el fatídic final de la vella Casilda. 

Casilda té setanta-tres anys. Porta vivent a la residència deu anys. Es va ingressar ella  mateixa, doncs veia que el temps passava i que es feia vella cada vegada més i que estava sola, sempre sola. Té alzheimer des de fa dos anys. Primer va començar a oblidar petites coses com el que havia llegit a la premsa o en algun llibre, successos que havia vist a la televisió, fins i tot detalls de converses o converses senceres, tot açò l’associava a la poca atenció prestada per la seua part, no li va donar més importància. Després, va començar a oblidar coses més importants com, per exemple, si havia menjat, que havia fet en tot el dia, a on havia anat, a qui havia vist, etc. Fins arribar a oblidar a totes les persones que havien viscut, durant deu anys, amb ella, excepte a Julio.

Julio porta treballant a la residència sis anys, els dos primers com a voluntari. Va conèixer a Casilda en l’estiu del 2003, al seu primer dia. Ella estava fent floretes de paper en la terrassa quan de sobte, una tempesta elèctrica va començar a glopejar el cel, com si algun Déu grec estiguera malhumorat i no tinguera altra cosa millor que fer. Tota la gent es va posar a cobert, menys Casilda, que va començar a ballar, extasiada, sota l’aigua brava. Julio es va quedar mirant-la durant una llarga estona, somrient-li. Casilda estava abstreta en el seu ball místic, regant cada un dels seus porus, amb el interminable grop d’aigua. Eixe mateix dia Julio es va enamorar de Casilda i va centrar totes les seues hores en ella.

Els doctors de la residència pensen que Casilda només reconeix a Julio per eixa raó, per que han creat entre ells, un vincle tant fort i confident, que el cervell de Casilda ha emmagatzemat eixos records presents, transformant-los en records passats i, d’eixa forma, ha enganyat al seu subconscient.

Julio porta dormint amb Casilda, totes les nits, des de que va escapolir-se de la residència. Mai es perdonarà el que va passar setmanes arrere. I si li haguera passat alguna cosa?, es pregunta a totes hores, fustigant-se per no haver fet res per evitar-ho.

Casilda es sent protegida amb Julio al seu costat. Li encanta descansar el seu rostre sobre el pit de Julio i sentir els bàtecs del seu cor accelerat.

- Julio – diu mig dormida – prompte el meu cervell també em castigarà soterrant, al fons de la meua memòria, la teua imatge, i ja no reconeixeré a ningú, quedant-me sola i vella.

- No digues eixes coses Casil – diu controlant les seues emocions – tu sempre em recordaràs. I saps una cosa?, mai podries ser més preciosa que en aquest moment – diu acariciant el seu cabell blanc amb delicadesa. Casilda sent com si es blanejara amb el cos de Julio. Finalment, els dos es queden dormits. 

El trenc d’alba parteix el firmament en dos, donant-li la benvolguda al dia. Casilda esta a soles en la habitació, mirant per la finestra l’eixida del sol. Es queda submergida en el paisatge i no escolta a Julio, que acaba d’entrar en l’habitació. Porta un gran ram de flors, fetes per ell, amb paper, com li havia ensenyat Casilda.

- Bon dia Casil – diu Julio donant-li les flors.

- Gràcies... son molt boniques. Qui me les envia? – pregunta desconcertada.

- Son de la meua part Casil – diu estranyat – les he perfumat amb eixa fragància de lotus blanc que tant  t’agrada. Que et pareixen?, m’han quedat bé?. Més val que digues que si, per que porte quatre dies fent-les - diu orgullós.

- Son preciosíssimes - diu olorant les flors – Però una pregunta, tu qui ets? – diu amb expressió seriosa. 

Julio es queda mut. El seu temor s’ha fet realitat. Unes fines llàgrimes, tan fines que Casilda no las veu, cobreixen la seua cara – Jo – pensa – Jo – ensorra l’angoixa – sóc el teu infermer – diu acabat.

Casilda somriu i diu - Doncs no calia falta que feres açò per a mi, però gràcies de totes les formes. Eres un xic molt amable.

Julio no el pot aguantar i es posa a plorar com un nen que ha perdut el que més estimava. Casilda, perplexa, deixa les flors en el llit i li abrasa, calmant-lo, com si fora el seu xiquet.