body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

27.5.15

La pedida

- Se tomo demasiado enserio la canción de It’s raining men… ¡Para pedirle matrimonio no hacía falta tanta parafernalia!
-   ¿Dónde dices que está ahora?
-   En la UCI... Lo han tenido que bajar los bomberos.
-   ¿Pero se ha roto algo?
-   No. Ha tenido mucha suerte… Pero una vez estaba en el árbol, bailando y berreando, un grupo de ardillas le apalearon pensando que le iban a robar todas sus nueces.
-   Vaya… ¿lo has grabado?
- Si, ya tiene medio millón de visitas en YouTube. Espera, que te lo pongo. 

25.5.15

Aeropuerto

Y te esperaba con ansia, con ganas de volver a tocarte, de sentirte, de amarte. Y cuando llegaste sonreía, pero tu por mi lado pasaste, como si yo ya no te importara. Quedó claro todo, ahora ya solo podría soñarte, con el corazón roto y el alma en otra parte. 

22.5.15

Granada

Una vez arrancado su corazón no pudo resistir en saborear su dulce sabor. El aroma a granada invadía la sala. Ahora estaba sola, pero sentía que su vida latía por primera vez. Turbada se quedó en silencio, sintiendo el bombeo de la sangre circulando entre sus manos. Un río rosado recorrió su espalda, empapando su vestido blanco. Solo podía escuchar sus gritos y como ella, sin piedad, le arrebató la vida. Los fantasmas deambulaban por la habitación, volviéndola loca de nuevo.   

Fotografía de Josephine Cardin

21.5.15

Mujer(eres)

La niña

Siguiendo órdenes. Siendo educada para ser una buena chica. Hace ballet, aunque no le gusta. Ella siempre quiso jugar al fútbol y tocar el saxo. Le gusta el color rosa y jugar con sus muñecas. Quiere tener un perro y muchos amigos. De mayor quiere ser científica, pero su papá no le deja.

La joven

- Vístete mejor. ¡No ves que vas enseñando demasiado! Luego te asombras si te dicen algo por la calle. ¡Fresca! Solo eres más que una fresca – grita su madre por enésima vez en el día.

Estudia. Tiene un trabajo precario. Sus ideales son fuertes, nadie consigue que tiemblen. Esta enamorada de la vida. Quiere irse de casa pronto.

La adulta

En un mundo de hombres difícil es destacar en su trabajo. Si consigue un ascenso todo el mundo piensa, automáticamente, que algo ha pasado con el jefe. Le llaman señora. Le angustia la edad. Compra cremas que prometen resultados milagrosos. Bebe giseng y jengibre. Cuida su cuerpo, pero olvida su mente.

Llega a casa cansada. Debe de limpiar, cuidad a su hija, ser una buena amante. Ser feliz dentro de una rutina que le quita las energías y las ganas de vivir.

La anciana

Hace balance de su vida. Se arrepiente de la cirugía. ¿Por qué se aumentó el pecho? Ahora no consigue dormir y siempre le duele la espalda.

Recuerda los cuentos de princesas en los que creyó siendo chiquilla. ¿Por qué les venden esas patrañas a las niñas?

Al final no siguió su sueño, pero no tuvo una mala vida.

En el lecho de muerte piensa en como hubiera sido ganar el premio a una carrera dedicada a eliminar prejuicios y discriminaciones rompiendo la brecha de género existente.


“No se nace mujer, se llega a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino” – Simone de Beauvoir.

Relato publicado en la revista de Valencia Escribe en el nº de mayo

18.5.15

Momentos

El invierno cubre tus cabellos, congelando esas ideas locas que viven en tu testa. Después llega la primavera, ocultando tus parpados con flores y envolviendo tu nariz con mil olores. El hastío verano se resbala por tu cuello, contoneándose como un vil felino. Y entonces me encuentro con el otoño, revistiendo tu abdomen de hojarasca y tu ser de dulces atardeceres. 


Fotografia de: Christian Pereira Rogel - Concurso de microrelatos de Internacional Microcuentista (Abril)

5.5.15

Cacofonía

Como un fantasma paseaba con su bello vestido rojo. La playa fue testigo de su vida y también su muerte. Como un espectro deambula con su antigua vestidura bermellón. En la radio se escuchan sus gritos, sus llantos y las pisadas de esos tacones blancos en la fría arena. El horizonte queda lejos. El camino aún por definir. 

Micro inspirado en una fotografía dada por Valencia Escribe