body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

25.11.16

Taxidermista

Siempre fue su marioneta, incluso muerta. Obligándola a reír cuando le pegaba – “¡Solo fue una vez!”, “Muchas veces me sacas de quicio”, “¡Es que tienes un comportamiento!”, “Es tu culpa, tú me vuelves agresivo”- Obligándola a fingir mientras la violaba– “El sexo es la base de toda pareja”, “Siempre con el cuento de que te duele la cabeza”, “Venga, que tú también lo vas a disfrutar”, “¡Cierra la boca y abre las piernas” – Obligándole a escuchar sus mofas frente a sus amistades – “¿Os he contado lo que hizo el otro día?”, “Es que es tonta y no llega a más”, “Cariño, estás segura de comerte eso. Ya sabes que te sobran un par de quilos”, “¿Volver a estudiar? ¿Para qué? ¿Quién te va a contratar a ti?”- Obligándola a educar sola a sus hijos, a hacer las tareas del hogar, a cuidar a sus suegros, dejar su empleo, a operarse por él, reduciendo su autoestima, a quedarse sin amistades, aislándola, quedándose sola – “Mentira, me tiene a mí… y eso es lo que importa”- convencida por las palabras de un hombre que dijo amarle, mientras le temía, al que quiso cuidar, mientras le agredía, al que quiso ayudar, mientras la sometía, al que quiso cambiar, y él, la mató.
Fotografía surrealista de Weronika Gesicka
Microrelato inspirado en una fotografía dada por Escribe Fino para los Viernes Creativos - https://elbicnaranja.wordpress.com/2016/11/25/viernes-creativo-escribe-una-historia-167/comment-page-1/#comment-5578
25 de Noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. #Niunamenos

24.11.16

Te recuerdo

Te recuerdo con una sonrisa cruzando ese rostro que me transportaba a una ciudad de sueños. Siempre animada, sacando a la niña escondida que existía en mí. Jugando, cantando, bailando... Te recuerdo enfurruñada, arrugando la nariz maliciosa, escondiéndote bajo las mantas de tu cama, creando un camino hacía nuevos destinos desconocidos. Te recuerdo pícara, haciendo gamberradas, grabando memorias, contando historias... Arrastrándome contigo hacía un mundo de locura, fantasía y diversión. Te recuerdo y te extraño. Te recuerdo con nostalgia y con amor. Te recuerdo y te añoro. Te recuerdo, todos los días, siempre, esperando volver a verte pronto.  

Ilustración de Conrad Roset

14.10.16

El dios del futuro

Siguen a un dios viperino disfrazado con un traje luminoso. Colman su bolsillo con billetes dorados y vacían las cuentas de sus seres queridos. La búsqueda de una fuente de la juventud fue el reclamo más común en el pasado, ahora la población caza seres imaginarios en honor del omnipotente de vestimenta amarilla. El nuevo Zeus ha entrado en juego y nuestra mirada lo persigue de forma insistente. Son los fantasmas del futuro y nosotros los primos del presente.

Ilustración de Pawel Kuczynski - Control

Microrelato recogido en la revista de octubre de Valencia Escribe.

22.9.16

La plaga

Vivían en un bosque amplio, lleno de enormes plantas y flores de todos los colores. La libertad olía a césped y la vida era sencilla hasta que su hábitat fue destruido por una lluvia ácida que derritió sus pequeños cuerpos. Las hormigas yacieron juntas hasta el ocaso de sus vidas.

Micro para 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2016/09/la-plaga.html?showComment=1474544212892#c1718447312978876336

29.7.16

Sistema de falacias

Soñó despierta con un futuro mejor, con tres comidas por día, por una educación para sus hermanas... De golpe, volvió a la realidad de siempre, a la ignorancia de la ciudadanía, a la falta de humanidad. La caja tonta seguía escupiendo crueles palabras. Mensajes llenos de odio, mentiras e injusticia.

Microrelato presentado en 50 Palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2016/07/sistema-de-falacias.html

1.7.16

Retraso

Que me obliga a perder trenes, vuelos, besos y sueños. Retraso que condiciona mis pasos, siempre rápidos y enojados. Que me empuja a la locura, al llanto desconsolado. Que me deja sola, asustada y que me impone observar cómo se fuga el tiempo entre mis dedos, el dinero de mis bolsillos y la calma y la certeza se convierten en puro espejismo. 

20.6.16

La gargantilla

El collar de ámbar fue un regalo de su amigo David. Lo que ella no sabía es que por cada piedra tenía: una aventura, un sueño, un romance, un éxito y un logro vital. Cuando vio a su gata con el amuleto, la suerte venidera se desvaneció con ronroneos satisfactorios.

Microrelato presentado en 50 Palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2016/06/la-gargantilla.html 

20.5.16

Yonki

Tres pastillas envueltas en celofán rosado, dentro de una caja con un elegante lazo rojizo. Un regalo maravilloso para un hombre con mi historia. La parca conoce bien a sus clientes.

Ilustración de Drew Darcy 

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino

17.5.16

El valor del dinero

No consigo hacer amigos. Amigos de verdad. De esos para toda la vida. No, la gente me usa, hace lo que quiere conmigo, pero nunca me piden que me quede con ellos. Me pasan de mano en mano, cada cual más sucia. Me introducen en carteras, bolsillos agujereados, cajas roñosas, calcetines sudados, incluso he estado descansando en algún que otro sujetador. Mi valor cambia según donde me encuentro y la gente lucha por conseguirme. Trabajan duro por tenerme en sus manos, pero una vez me atrapan, no duro nada. Me esfumo, sin dejar rastro alguno. Como el rocío por la mañana. Siento aburrirte con mi historia. Siempre que me rulan de esta forma y llenan mi cuerpo de speed me da por hablar sin parar. Por donde iba, sí, eso, amigos… he visto a compañeros muriendo y a principiantes médicos intentando operar con escasos medios. Otros fueron olvidados en sucios pantalones y ahogados por una máquina que llena sus entrañas de agua y jabón. Después la gente lloraba su perdida y según cuanto más mayor era peor. Recuerdo cuando 100 murió, solo quedaba de él un cuerpo frío y húmedo, hecho una bola. Me han doblado, tatuado sin preguntar, regalado, intercambiado… conforme avanza mí vida soy consciente de que no me quieren. No pueden vivir sin mí, pero tampoco conmigo.

- ¡Eh tíos! Mirar lo que me he encontrado en el baño – dice sosteniéndome orgulloso el borracho al que intentaba abrir mi corazón – 20 pavazos. ¡Invito a la siguiente ronda yo!

De vuelta a la caja, con otros ilusos cuyo destino está marcado.



Microrelato publicado en la revista nº 24 de Valencia Escribe (número de mayo) en la página 41.
Para ver: https://www.yumpu.com/es/document/view/55463300/ve-24-mayo
Para descargar: http://www.mediafire.com/dow…/24olt7dqer9k7lf/VE-24+MAYO.pdf

16.5.16

Opulencia distraída

Una tumba vacía. Un cadáver ausente. La familia no escatimó en gastos: la lápida brillaba con los grabados de oro, el excelente buffet, la orquesta contratada desde Viena y la lectura del epitafio a cargo del mismísimo presidente. Mientras, el difunto olvidado tomaba el sol en su piso de Vallecas.

Microrelato publicado en 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2016/05/opulencia-distraida.html?showComment=1463380144551#c3747762356481989924

29.4.16

Mirror, window

Siempre tuvo esa cara que te invitaba a viajar, a recorrer el mundo entero, a visitar las playas perdidas de arenas blancas y aguas cristalinas. De todos modos, nunca me fié de él. Sabía de su pasado. Era un mentiroso compulsivo. ¿Cómo saber que lo que se reflejaba en su rostro era verdad? Un día, movido por mi curiosidad y mi incesante masoquismo, me entregue a sus ojos calmados, boca profunda, pómulos perfilados y cuello interminable. Fue un error, nunca debí de caer en su trampa. Las palmeras y los paisajes prometidos se convirtieron rápidamente en un mero espejismo violento. Una vez en su red, vi su verdadera imagen, la de un hombre perdido, lleno de odio y rabia contra todo. Su apariencia se tornó gris, y el azul de sus ojos, se perdió en los mares y aventuras ansiadas.
Ilustración de Beau Bernier Frank 
Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino

16.4.16

Oculto

Solo aparecía ante los ojos de incrédulos en forma de bruma, humo negro e incluso, algunas veces, niebla. Su corporeidad quedaba relegada a un segundo plano para confundir aún más a aquellos que lo visualizaban. Su identidad era clara, pero nadie se atrevió a preguntar. Su condición camaleónica le impulsó a introducirse en lugares jamás imaginados. Observo la realidad de muchas vidas. Desde ese día decidió seguir su camino fundiéndose con el aire, elemento atrozmente desprestigiado. 

Fotografía de Silvia Grav - http://www.silviagrav.com/

13.4.16

Gran diosa madre

Entre todas te crearon y nosotras te invocamos. Necesitamos de tu vasta sabiduría para ponerle fin a esta terrible oligarquía masculina. Te suplicamos que gane la justicia, la cual corre por tus venas de mujer inmortal. Drena los campos con tu sangre y victoriosas bailaremos bajo la luna nueva, alzando la voz por la gran diosa madre que escucha nuestras plegarias. Llena nuestros cuerpos adormecidos con tu exaltada pasión, dándonos la fuerza que creíamos olvidada e insufla en nuestras mentes el conocimiento prohibido, aquel que los hombres apartan de nuestro camino y absorben sin cesar ¡Oh! Reina del caos, la oscuridad, la existencia. Tú eres toda la energía, la savia que nutre el cosmos, el oleaje universal.
Que se extienda la ciencia sobrehumana con el batido de tus alas, rompiendo las numerosas fronteras creadas por los varones. Quítanos el velo que comprime nuestras caras y no nos deja respirar. Queremos que nuestro cabello vuele al son de la libertad y que nuestras palabras retumben en la conciencia de aquellos que nos acallan.
Deja que coronemos tu altar con bellas flores, plantas sanadoras y mágicos árboles. Los cuales se alimentarán de tu dulce leche, dando los frutos más venideros de la humanidad. Sea esta nuestra ofrenda para tu continuidad en el inmenso orbe.
Entréganos la llave a nuestro placer y libéranos de la impuesta concepción. Libra nuestros vientres de la fecundidad otorgada. Queremos ser las dueñas de nuestros cuerpos ¡Solo crearemos vida cuando nuestras oraciones hayan sido escuchadas! Decimos ¡basta! a las violaciones, ¡basta! al derramamiento de sangre inocente, ¡basta! a la injusta vida que se nos ha otorgado.
Protégenos de los barbaros que nos matan cada día. Con sus golpes, su vil lenguaje, sus prohibiciones, sus mandatos, su impuesta autarquía. Otórganos el valor suficiente para silenciar sus sucias bocas, de las cuales nace el odio, la angustia y el rencor. Concédenos la magia que brota de tus entrañas, para que podamos acabar con los patriarcas que nos atacan. Y si debemos ir a la contienda, ¡oh gran madre!, lidéranos en nuestra batalla con tu honrada potencia. Somos tu ejército de almas nobles. Buscamos la paz, la ansiada igualdad. Provoquemos el terror a aquellos que no creen en nuestra valía, propaguemos el desorden, quebremos las leyes que nos abandonan y nos dejan a su merced. Somos guerreras, astutas y valientes. No dejaremos que la maldad crezca en nuestras vísceras. Somos impasibles ante el burdo encanto de aduladores que intentan afanarse de nuestro ímpetu, como tampoco haremos caso a aquellos que intenten deformar nuestro carácter. Somos la vida y la muerte. De nuestros fluidos se da la continuidad de las leyendas, los mitos y las fábulas.
Imploramos a los mares, ríos y lagos, que ahoguen a los inhumanos asesinos de nuestras hermanas, con el llanto derramado tras sus crímenes. Sana nuestras heridas, para que podamos iniciar la esperada trapatiesta. Alza a aquellas que están bajo tierra, las que lucharon por vez primera para que nosotras te aclamáramos. Ilumina nuestras conciencias con la erudición de tu mirada y marca el destino con la gloria de nuestra historia, donde al fin, la justicia tendrá cabida. 
Este relato aparece en el número 23 de la revista Valencia Escribe, en la página 67, acompañado de una ilustración de Adrián Arias - https://www.behance.net/drianaryas

Podéis visualizarla aquí:
https://www.yumpu.com/es/document/view/55357609/ve-23-abril
Y descargarla aquí (en formato PDF):
http://www.mediafire.com/do…/jby96vuzudy11b8/VE-23+ABRIL.pdf
 

29.3.16

Coetáneo

Siempre esperaba ansioso a un nuevo mañana, a despertarse sin problemas, a ganar la lotería postergada. Se olvidó de respirar, de saborear, incluso de vivir. Su preocupación era futura, su carga pasada. En ningún momento pensó en aguardar el presente, que le envolvía con dulzura y le regalaba la calma.  

22.3.16

La sin nombre

—Si no me nombras es como si no existiera. Deja de llamarme con todos esos apelativos cariñosos y di mi nombre. 

—Cariño, bombón, ricura.

— ¡Basta! ¡Dilo!

—Lo siento, es que ya no lo recuerdo.


Y de este modo se desvaneció frente a sus ojos, como el humo de su cigarrillo.

Relato de 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2016/03/la-sin-nombre.html 

29.2.16

El amante discreto

Cuando entró a trabajar en el almacén se sintió como un niño en la mañana de navidad. Un frío intenso le recorrió la espalda al ver todos esos maniquís tirados en el suelo, desmembrados como si no tuvieran ningún valor. El capataz le ordenó arreglar ese desastre. Stanley era un artista y no podía aceptar ver a esos seres desplazados a una sala polvorienta y olvidada. Estaba totalmente en desacuerdo con la opinión general, el público observaba a esos hermosos armazones como si fueran perchas con cuerpo humano. Con sumo cuidado limpió cada parte que conformaban esas figuras jóvenes y bellas. Los cubrió con ropas elegantes, creando vestidos de encaje, abrigos de piel y guantes de seda. Santley se llevó a los labios cada miembro al que dio vida. Besó cada cuerpo plastificado que le rodeaba. Sintiéndose pleno, feliz, rodeado de sus nuevos amigos sin habla. 

Fotogtafía de Stanley Kubrick

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino

25.2.16

Último show

Es mi último show. Hoy entierro a mi yo normativo, Josep, ya que Soledad no quiere volver a esconderse en armarios de prejuicios y mentiras. No me arrepiento de nada. Soledad me ha hecho volver a vivir, ser feliz, sentirme bien conmigo misma. Josep solo me mostraba una y otra vez que era alguien equivocado, en una familia equivocada, en un trabajo equivocado, en un cuerpo que no me pertenecía. Ahora me miro en el espejo, con el pelo largo canoso cayendo sobre mis hombros y una sonrisa tan llena de carmín rojo que podría levantar a Elvis de la tumba. Me he puesto el vestido de flores que me regaló mi nieto Javi. Es el único que lo sabe y el único que podía entenderme durante toda mi transición. Javi nunca me miró como un viejo chocho de 70 años que empezó a vestirse de mujer a los 50, no, él tuvo la comprensión que tanto busqué en otras personas pero que nunca pude recibir. Hoy voy a quitarles la venda de los ojos a muchos y enseñarme tal y como soy. Carla, una de mis carcas hermanas, hace una fiesta de chicas. Su hija Clara ha tenido su primer período y van a celebrarlo. Nunca entendí muy bien por qué se debe hacer una fiesta por eso, pero me parece el momento oportuno de aparecer como soy realmente. Un grupo de chicas biológicas y una chica trans. Javi me espera con su moto bajo casa. Escucho el tamboreo de su motor, apaciguado por mi corazón que late asustado y nervioso. Cojo el bolso y me miro en el espejo. Estoy radiante. ¡Vamos a celebrarlo! 

24.2.16

Maternidad impuesta

- No, no quiero tener hijos. Sí, lo digo desde mis más profundas cavilaciones. Sí, claro que lo he pensado mucho. La única razón por la que los tendría sería por la presión externa a la que me veo sometida día sí y día también. Y eso no sería para nada justo, ¿verdad? No, no quiero ser madre. ¿Tan espantoso es? ¿Qué no estaré completa hasta que lo sea? ¡Basta! Estoy harta de escuchar que me voy a arrepentir, que debería de replanteármelo, que ya cambiaré de opinión, que se me va a pasar el arroz. ¡Por favor! Déjame en paz. Llevas toda mi vida diciéndome lo mismo. No te ha quedado claro que no es lo que deseo. Quiero vivir a mi manera y si eso implica sin hijos, pues que así sea. Sí, por mucho que me pueda gustar cuidar de mi sobrina no quiere decir que yo, precisamente yo, desee pasar por eso en mi vida. No, no estoy enferma. No tengo nada roto en mi interior, ¿pero qué crees que me pasa? Para nada tiene que ver el aborto que tuve hace años. Por favor, deja de cortarme si quieres que me explique. No, no quiero hablar con él. Vale, pero para de sacar el tema. Te llamo para saber cómo estás y tú ya me sometes a tu peculiar tercer grado. No, no estoy enfadada. He dicho que no quiero hablar del tema más. ¡Pero si ya eres abuela! Bien. Sí. Cuídate. Yo también te quiero. Feliz navidad – cuelga el teléfono furiosa. Siente que es una niña de nuevo y que debe de obedecer a las normas de sus padres. No entiende nada. Nunca fueron felices con nada de lo que hizo. Sus logros siempre inadvertidos, mientras que todos celebraban como su hermana traía niños a este mundo sin futuro. A nadie le importó que ella viajará recorriendo todo el globo, ni que hablará siete idiomas, por no decir que era experta en más de cuatro instrumentos de viento y lo más importante, que simplemente era feliz con su vida elegida. Deseaban que se sometiera, que dejará de ir contra la norma. Si fuera por ellos hace años controlarían su vientre y le hubieran metido a un bebé dentro. Acaricia a su gata molesta. La mira triste. Esta le regala los más bellos sonidos, calmando su corazón y su rabia. Sonríe, mientras escucha esa melódica sinfonía. 

23.2.16

Memoria

Querido diario,
He decidido que va a ser el último día que escriba en ti. Hoy cumplo 15 años. Soy demasiado mayor como para seguir escribiendo en esta, ya, roída libreta. Siento que hoy va a cambiar todo. Mis temores, mis penas y mi miseria quedarán borradas bajo un manto de violencia sangrienta. Todas aquellas que se han reído de mí van a probar el sabor de mi catana. Voy a rajarle la garganta a mi padre, para que se tragué, de una vez por todas, esas palabras ponzoñosas que escupe cada día contra mí. A mí madre pienso cortarle la lengua. Estoy harto de verla con ese cretino dándose el lote cada noche, como una adolescente en celo. Mi tío… le corto esas piernas con las que me patea en los partidos. Ahora, ¿quién va a jugar al fútbol? Mmm… y para mi hermanita, la última en mi venganza, le cortaré esas manos de ladrona que tiene. Siempre leyendo lo que no debe.

-          - ¿Susan?, ¿Susan?, ¿dónde estás? – dice mientras desliza la catana por la pared del comedor. El papel queda rajado, y cae, como una manta fina sobre el suelo.

Susan tiembla, escondida en el fondo de un armario. Llora en silencio y reza para que David no le encuentre. Escucha de cerca la catana, a veces acallada por los gritos de su tío John. Este se encuentra en el patio, y va arrastrándose por el suelo, dejando un reguero de sangre en el pavimento. De golpe, una luz azota la cara de Susan y siente el frío acero cortando sus muñecas. El diario queda en el suelo, sujeto por unas manos sin vida. David se siente pleno, victorioso. Su sonrisa brilla más que su manchada catana. Se acerca a la mesa, dónde está su tarta de cumpleaños. Enciende de nuevo las velas y pide un deseo. Hoy se siente tremendamente feliz.

22.2.16

Capullo

Y me perseguías entregándome flores todos los días. Aparecías mientras desayunaba, cuando me daba una ducha, incluso empezaste a perseguirme en sueños. Un día reclutaste a tu sombra para que te sustituyera mientras estabas atareado. Nunca pensaste que ella te abandonaría y que conseguiría lo que tú siempre ansiaste. Ahora nos vamos a casar. Así que solo quería darte las gracias por habérmela presentado, capullo. 


Ilustración de Alice Wellinger

16.2.16

Represalia

En la ciudad sin nombre, cuyos habitantes son topos, han encontrado muerta a la magna reina. Acusan a un ser de forma extraña de tal acto atroz, al cual llaman "el granjero despiadado". La comunidad topo saciará su sed de venganza cuando la tierra esté húmeda por el rocío nocturno.

Relato publicado en 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2016/02/represalia.html?showComment=1455620204372#c9069769047943940164

11.2.16

Querido David Jones

But whatever lies behind the door 
There is nothing much to do 
Angel or devil, I don't care 
For in front of that door there is you
David Bowie – My Death


11/01/2016


Siempre quise escribirte una carta para poder agradecerte todo aquello que has representado en mi vida, ahora, este día será marcado en mi calendario con una señal negra.
Como mucha otra gente mueres, de cáncer, una enfermedad terrible que azota continuamente a la población. Todas hemos perdido a seres queridos por esta temible afección que llena nuestras cabezas de pavor inmenso y espantosas pesadillas. Pero he de decir que no pude creer las noticias que señalaban tu muerte. ¿Cómo creer que has muerto si siempre te consideré inmortal?
Duele navegar por la red, poner la radio, leer la prensa, encender el televisor… duele escuchar la realidad que intento negar rotundamente. Y que a pesar de ello, no consigo parar de leer y buscar más noticias sobre ti. No quiero dejar de escuchar tu voz ni un solo segundo, no quiero despegar mi mirada del ordenador esperando, ilusa, a que alguien diga que todo es una espantosa falacia.
Estimado David, lloro desconsolada. Hace días celebrábamos tu cumpleaños con risas, buen vino y tus melodías. Hoy, el mundo llora la pérdida de la estrella negra.
Tu música invade mis recuerdos desde mi más tierna infancia. Desde la cuna recuerdo a Ziggy asomándose pícaro, para luego, años atrás, bailará provocativa junto The Thin White Duke.
Acompañaste mis primeros pasos y palabras, incluso en mis sueños siempre has estado.
Te llevo tatuado en mi piel y te siento en mi triste corazón. Tus palabras dibujan mis costillas y espalda. Sueño con tus ojos incluso despierta y quiero llevarlos en mis brazos que ansían poseer tu mirada.
Amado David, gracias por marcar bellos momentos de mi vida y por ser mi banda sonora siempre, todos los días.
Gracias por dejar un legado de música inigualable y por regalarnos todas esas sonrisas.
Te voy a echar terriblemente de menos. Espero poder llegar a escuchar tu música de nuevo sin derramar continuas lágrimas.
Te querré siempre.

Esther Moreno Morillas


Fotografía hecha por Jimmy King el 8/01/2016 en el 69 cumpleaños de David Bowie

9.2.16

Karma

Recuerdo cuando jugábamos en la casa abandonada. Recreábamos el incendio que había matado a esa infeliz familia hacía solo un año. Mamá siempre nos decía que era de mal gusto. Nosotros lo pasábamos en grande. Éramos los valientes bomberos que sacaban los cuerpos calcinados. El único que sobrevivió a esa horrible tragedia fue el gato. Uno de color anaranjado, arisco como él solo. Ahora me encuentro entre los escombros de mi propio incendio personal. Supongo que el karma siempre las devuelve todas, aunque fueran juegos de niño sin sentido alguno.

Fotografía de Arthur Tress

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino

6.2.16

Subasta

La calavera estaba valorada en más de seis mil euros. Los fanáticos del asesino habían reunido tremendas cantidades de dinero para conseguir el esqueleto completo. Se decía que en esos huesos se encontraban los grandes secretos. Obviamente la subasta era clandestina, pero la voz había corrido rápida por esa triste y gris ciudad. Los miembros de la realeza, policías y gentes admiradas estaban allí, golpeándose  entre ellos, gritando como energúmenos, zarandeándose brutalmente. Todo, por conseguir los divinos huesos. Un gallinero con una asombrosa falta de humanidad. De golpe, las cuencas vacías de la calavera se iluminaron, cegando a los presentes. La sala enmudeció, el alboroto ceso y la calavera salió de esa habitación llena de cenizas y corrupción.

Microrelato para el concurso de La pulga editorial - Certamen El abreviadero

20.1.16

Vacío

Antes Lía paseaba bajo la lluvia cuando estaba triste. Le encantaba caminar sin rumbo alguno, dejando que las gotas de agua lamieran su cara y limpiaran el rastro de sus finas lágrimas saladas. Era todo un ritual para ella dejar que el aguacero se llevara sus penas. "El agua lo cura todo" decía su padre siempre. Su mantra era el sonido de sus pies contra el asfalto mojado, los charcos pozos donde lanzaba su dolor. Lo que más le gustaba, tras la lluvia, era seguir los caminos plateados de los caracoles de la zona; serpentear por las calzadas, siguiendo esas viscosa balas brillantes. Ahora Lía no puede llorar, aunque lo intente, no consigue que ni una mísera gota salga de sus ojos secos. Y ese vacío que la carcome por dentro lo llena con comida. Todo tipo de comida. Desde un pollo asado con verduras a una hamburguesa de atún, pasando por una amplia variedad de bocadillos, hasta llegar a los dulces que la embriagan. Comer la calma, y le hace no pensar. Lía no quiere pensar. Ya no, no más. Dicen que cada cual afronta el duele de una forma, pero ella no puede hacer otra cosa. Solo come y vuelve a comer.

- Lía, está lloviendo - le dice su hermana, secándose las lágrimas - ¿Quieres dar un paseo?

Esta no contesta y sigue comiendo con ansia. Rápidos bocados devoran un plato de arroz.

- ¡Comer no te va a devolver a papá! Vamos Lía. No te hagas esto. Deja que el agua borre tu pena y bañe tu alma. 

Pero Lía no está preparada, no puede creerlo, no quiere creerlo. Así que sigue comiendo, intentando llenar ese vacío que la consume.


Relato publicado en el libro Buffet Libre de Valencia Escribe - Capítulo: 1eros platos.


18.1.16

Encadenado

Pegado frente al ordenador sin que ocurra nada. Dejando que mi mente vague a través de la vasta red, impulsada por la velocidad de mis manos. Me hablan, no escucho. La vida ocurre tras la pantalla del ordenador, pero yo prefiero seguir alimentando mi ego y el de los demás.

15.1.16

Extracorporal

Mi cuerpo actúa por su cuenta desde hace meses. Al principio era una sensación extraña, pero ahora lo consigo llevar bien. Se marcha todas las noches y me abandona en la cama, como si yo no fuera nada importante. Siempre me quedo pensativo, enredado entre las sábanas. ¿Qué es lo que habrá ido hacer esta noche? ¿Por qué nunca me hace partícipe de sus decisiones? Cuando regresa noto mil sensaciones. Es vivir lo que ha vivido sin mí, pero desde un prisma totalmente distinto. Me rindo ante su experiencia y mi ser sufre todo tipo de cambios. Noto el sabor del cuerpo de una extraña, la excitación corriendo por mi médula, el olor a la lluvia mojando el asfalto cálido, la rabia y el dolor de una pelea, mi boca llena de sangre, mis nudillos destrozados, el cosquilleo de una aguja tatuando versos sobre mi piel. Me estremezco asustado, y lloro en silencio para no despertarle, temo a que también me prive de estos cálidos sentimientos.


Micro publicado en la Revista de Valencia Escribe - Número de Enero 2016. Página 26.

12.1.16

Sociedad justa

Soy una mujer encarcelada en el cuerpo de una niña. Padezco una de esas raras enfermedades en las cuales el gobierno no quiere intervenir. Nadie ayuda, nadie tiene soluciones. Pero si amplias opiniones en las que me tratan como si fuera una cría. La sociedad me juzga. Me tienden trampas ocultas bajo numerosa medicación y falsos tratamientos. No tengo poder de decisión. ¿Y dicen que la humanidad es justa? Yo lo pongo en duda. Mientras unos se realizan cientos de operaciones extravagantes, a mí no me dejan ejercer mi derecho a vivir como me place. Feliz y autorealizándome.


Andrés Galindo - Niña