body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

28.8.15

Cautiverio

Las mariposas ya no podían volar, los niños les habían arrancado sus alas. Pensaron que si ellos no podían escapar de ese hogar, las mariposas de papá tampoco debían huir. Padre se enojó mucho cuando vio todas sus mariposas muertas, sin color. Los niños ya no podrían ver el sol. 

Relato seleccionado para aparecer en 50 palabras

17.8.15

Las fiestas del pueblo

Desde la ordenanza municipal de prohibir los toros en las fiestas de la pequeña localidad manchega, los habitantes del pueblo estaban que trinaban. Ahora habían escuchado del nuevo alcalde que el consumo de carne quedaría vetado. Los lugareños iban a celebrar una nueva festividad ese año. El primer plato estaba servido: Alcalde a la brasa.

7.8.15

Respira el momento

Se inicia un viaje, un camino misterioso. Y aquí estoy yo, ansiosa, queriendo volar tras tus pupilas, besar tus sueños, acariciar tus penas y sonreír a la luna.
La catarsis se ha iniciado y la zozobra nos golpea, pero no hay nada que nos pare, no hay nada que limite, las ganas de elevarnos hacía los cielos infinitos. Atravesando volcanes, bailando con la lava que palpita en nuestros pechos, bonita y rojita.
Quiero atravesar la selva de tus pensamientos, con cuchillos de mantras y vibrantes palabras. Darle sabor a tu vida, que se me antoja divina.
Vivir en los árboles, correr en los mares, nadar en las montañas, volar en el fuego.
Coge mi mano y andemos, nuestros pies marcaran el ritmo, como maracas que rompen el viento.
Que tus risas sean la banda sonora de nuestras vidas y las lágrimas los aguaceros que hidratan nuestras gargantas, que gritan, a pie de guerra, por un nuevo cambio, que nos levanta, nos hace fuertes y nos acoge.


Relato recogido en la revista de julio/agosto de Valencia Escribe - Respira el momento. Página: 67 http://www.mediafire.com/view/xgeab0b33038bj9/VE-15_JULIO-AGOSTO.pdf

5.8.15

Presente

Sentado en el suelo no tiene nada más que perder. Solo le queda su colección de miradas, los abrazos que le enamoraban y los besos que nunca le dio. Sonríe con ternura al pasado y desafiante, espera tener el valor de vivir su futuro. Pero ahora solo tiene el presente, y la herida sangra sin césar. Se levanta del frío pavimento, y deja atrás la botella que tenía el veneno para borrar su memoria. Camina hacía el puerto, donde las risas de otros niños le arrancan su corazón. El ahora le mata.  

Microrelato presentado al concurso semanal de Cadena Ser - Radio Castellón - Semana 27