body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

29.2.16

El amante discreto

Cuando entró a trabajar en el almacén se sintió como un niño en la mañana de navidad. Un frío intenso le recorrió la espalda al ver todos esos maniquís tirados en el suelo, desmembrados como si no tuvieran ningún valor. El capataz le ordenó arreglar ese desastre. Stanley era un artista y no podía aceptar ver a esos seres desplazados a una sala polvorienta y olvidada. Estaba totalmente en desacuerdo con la opinión general, el público observaba a esos hermosos armazones como si fueran perchas con cuerpo humano. Con sumo cuidado limpió cada parte que conformaban esas figuras jóvenes y bellas. Los cubrió con ropas elegantes, creando vestidos de encaje, abrigos de piel y guantes de seda. Santley se llevó a los labios cada miembro al que dio vida. Besó cada cuerpo plastificado que le rodeaba. Sintiéndose pleno, feliz, rodeado de sus nuevos amigos sin habla. 

Fotogtafía de Stanley Kubrick

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino

25.2.16

Último show

Es mi último show. Hoy entierro a mi yo normativo, Josep, ya que Soledad no quiere volver a esconderse en armarios de prejuicios y mentiras. No me arrepiento de nada. Soledad me ha hecho volver a vivir, ser feliz, sentirme bien conmigo misma. Josep solo me mostraba una y otra vez que era alguien equivocado, en una familia equivocada, en un trabajo equivocado, en un cuerpo que no me pertenecía. Ahora me miro en el espejo, con el pelo largo canoso cayendo sobre mis hombros y una sonrisa tan llena de carmín rojo que podría levantar a Elvis de la tumba. Me he puesto el vestido de flores que me regaló mi nieto Javi. Es el único que lo sabe y el único que podía entenderme durante toda mi transición. Javi nunca me miró como un viejo chocho de 70 años que empezó a vestirse de mujer a los 50, no, él tuvo la comprensión que tanto busqué en otras personas pero que nunca pude recibir. Hoy voy a quitarles la venda de los ojos a muchos y enseñarme tal y como soy. Carla, una de mis carcas hermanas, hace una fiesta de chicas. Su hija Clara ha tenido su primer período y van a celebrarlo. Nunca entendí muy bien por qué se debe hacer una fiesta por eso, pero me parece el momento oportuno de aparecer como soy realmente. Un grupo de chicas biológicas y una chica trans. Javi me espera con su moto bajo casa. Escucho el tamboreo de su motor, apaciguado por mi corazón que late asustado y nervioso. Cojo el bolso y me miro en el espejo. Estoy radiante. ¡Vamos a celebrarlo! 

24.2.16

Maternidad impuesta

- No, no quiero tener hijos. Sí, lo digo desde mis más profundas cavilaciones. Sí, claro que lo he pensado mucho. La única razón por la que los tendría sería por la presión externa a la que me veo sometida día sí y día también. Y eso no sería para nada justo, ¿verdad? No, no quiero ser madre. ¿Tan espantoso es? ¿Qué no estaré completa hasta que lo sea? ¡Basta! Estoy harta de escuchar que me voy a arrepentir, que debería de replanteármelo, que ya cambiaré de opinión, que se me va a pasar el arroz. ¡Por favor! Déjame en paz. Llevas toda mi vida diciéndome lo mismo. No te ha quedado claro que no es lo que deseo. Quiero vivir a mi manera y si eso implica sin hijos, pues que así sea. Sí, por mucho que me pueda gustar cuidar de mi sobrina no quiere decir que yo, precisamente yo, desee pasar por eso en mi vida. No, no estoy enferma. No tengo nada roto en mi interior, ¿pero qué crees que me pasa? Para nada tiene que ver el aborto que tuve hace años. Por favor, deja de cortarme si quieres que me explique. No, no quiero hablar con él. Vale, pero para de sacar el tema. Te llamo para saber cómo estás y tú ya me sometes a tu peculiar tercer grado. No, no estoy enfadada. He dicho que no quiero hablar del tema más. ¡Pero si ya eres abuela! Bien. Sí. Cuídate. Yo también te quiero. Feliz navidad – cuelga el teléfono furiosa. Siente que es una niña de nuevo y que debe de obedecer a las normas de sus padres. No entiende nada. Nunca fueron felices con nada de lo que hizo. Sus logros siempre inadvertidos, mientras que todos celebraban como su hermana traía niños a este mundo sin futuro. A nadie le importó que ella viajará recorriendo todo el globo, ni que hablará siete idiomas, por no decir que era experta en más de cuatro instrumentos de viento y lo más importante, que simplemente era feliz con su vida elegida. Deseaban que se sometiera, que dejará de ir contra la norma. Si fuera por ellos hace años controlarían su vientre y le hubieran metido a un bebé dentro. Acaricia a su gata molesta. La mira triste. Esta le regala los más bellos sonidos, calmando su corazón y su rabia. Sonríe, mientras escucha esa melódica sinfonía. 

23.2.16

Memoria

Querido diario,
He decidido que va a ser el último día que escriba en ti. Hoy cumplo 15 años. Soy demasiado mayor como para seguir escribiendo en esta, ya, roída libreta. Siento que hoy va a cambiar todo. Mis temores, mis penas y mi miseria quedarán borradas bajo un manto de violencia sangrienta. Todas aquellas que se han reído de mí van a probar el sabor de mi catana. Voy a rajarle la garganta a mi padre, para que se tragué, de una vez por todas, esas palabras ponzoñosas que escupe cada día contra mí. A mí madre pienso cortarle la lengua. Estoy harto de verla con ese cretino dándose el lote cada noche, como una adolescente en celo. Mi tío… le corto esas piernas con las que me patea en los partidos. Ahora, ¿quién va a jugar al fútbol? Mmm… y para mi hermanita, la última en mi venganza, le cortaré esas manos de ladrona que tiene. Siempre leyendo lo que no debe.

-          - ¿Susan?, ¿Susan?, ¿dónde estás? – dice mientras desliza la catana por la pared del comedor. El papel queda rajado, y cae, como una manta fina sobre el suelo.

Susan tiembla, escondida en el fondo de un armario. Llora en silencio y reza para que David no le encuentre. Escucha de cerca la catana, a veces acallada por los gritos de su tío John. Este se encuentra en el patio, y va arrastrándose por el suelo, dejando un reguero de sangre en el pavimento. De golpe, una luz azota la cara de Susan y siente el frío acero cortando sus muñecas. El diario queda en el suelo, sujeto por unas manos sin vida. David se siente pleno, victorioso. Su sonrisa brilla más que su manchada catana. Se acerca a la mesa, dónde está su tarta de cumpleaños. Enciende de nuevo las velas y pide un deseo. Hoy se siente tremendamente feliz.

22.2.16

Capullo

Y me perseguías entregándome flores todos los días. Aparecías mientras desayunaba, cuando me daba una ducha, incluso empezaste a perseguirme en sueños. Un día reclutaste a tu sombra para que te sustituyera mientras estabas atareado. Nunca pensaste que ella te abandonaría y que conseguiría lo que tú siempre ansiaste. Ahora nos vamos a casar. Así que solo quería darte las gracias por habérmela presentado, capullo. 


Ilustración de Alice Wellinger

16.2.16

Represalia

En la ciudad sin nombre, cuyos habitantes son topos, han encontrado muerta a la magna reina. Acusan a un ser de forma extraña de tal acto atroz, al cual llaman "el granjero despiadado". La comunidad topo saciará su sed de venganza cuando la tierra esté húmeda por el rocío nocturno.

Relato publicado en 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2016/02/represalia.html?showComment=1455620204372#c9069769047943940164

11.2.16

Querido David Jones

But whatever lies behind the door 
There is nothing much to do 
Angel or devil, I don't care 
For in front of that door there is you
David Bowie – My Death


11/01/2016


Siempre quise escribirte una carta para poder agradecerte todo aquello que has representado en mi vida, ahora, este día será marcado en mi calendario con una señal negra.
Como mucha otra gente mueres, de cáncer, una enfermedad terrible que azota continuamente a la población. Todas hemos perdido a seres queridos por esta temible afección que llena nuestras cabezas de pavor inmenso y espantosas pesadillas. Pero he de decir que no pude creer las noticias que señalaban tu muerte. ¿Cómo creer que has muerto si siempre te consideré inmortal?
Duele navegar por la red, poner la radio, leer la prensa, encender el televisor… duele escuchar la realidad que intento negar rotundamente. Y que a pesar de ello, no consigo parar de leer y buscar más noticias sobre ti. No quiero dejar de escuchar tu voz ni un solo segundo, no quiero despegar mi mirada del ordenador esperando, ilusa, a que alguien diga que todo es una espantosa falacia.
Estimado David, lloro desconsolada. Hace días celebrábamos tu cumpleaños con risas, buen vino y tus melodías. Hoy, el mundo llora la pérdida de la estrella negra.
Tu música invade mis recuerdos desde mi más tierna infancia. Desde la cuna recuerdo a Ziggy asomándose pícaro, para luego, años atrás, bailará provocativa junto The Thin White Duke.
Acompañaste mis primeros pasos y palabras, incluso en mis sueños siempre has estado.
Te llevo tatuado en mi piel y te siento en mi triste corazón. Tus palabras dibujan mis costillas y espalda. Sueño con tus ojos incluso despierta y quiero llevarlos en mis brazos que ansían poseer tu mirada.
Amado David, gracias por marcar bellos momentos de mi vida y por ser mi banda sonora siempre, todos los días.
Gracias por dejar un legado de música inigualable y por regalarnos todas esas sonrisas.
Te voy a echar terriblemente de menos. Espero poder llegar a escuchar tu música de nuevo sin derramar continuas lágrimas.
Te querré siempre.

Esther Moreno Morillas


Fotografía hecha por Jimmy King el 8/01/2016 en el 69 cumpleaños de David Bowie

9.2.16

Karma

Recuerdo cuando jugábamos en la casa abandonada. Recreábamos el incendio que había matado a esa infeliz familia hacía solo un año. Mamá siempre nos decía que era de mal gusto. Nosotros lo pasábamos en grande. Éramos los valientes bomberos que sacaban los cuerpos calcinados. El único que sobrevivió a esa horrible tragedia fue el gato. Uno de color anaranjado, arisco como él solo. Ahora me encuentro entre los escombros de mi propio incendio personal. Supongo que el karma siempre las devuelve todas, aunque fueran juegos de niño sin sentido alguno.

Fotografía de Arthur Tress

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino

6.2.16

Subasta

La calavera estaba valorada en más de seis mil euros. Los fanáticos del asesino habían reunido tremendas cantidades de dinero para conseguir el esqueleto completo. Se decía que en esos huesos se encontraban los grandes secretos. Obviamente la subasta era clandestina, pero la voz había corrido rápida por esa triste y gris ciudad. Los miembros de la realeza, policías y gentes admiradas estaban allí, golpeándose  entre ellos, gritando como energúmenos, zarandeándose brutalmente. Todo, por conseguir los divinos huesos. Un gallinero con una asombrosa falta de humanidad. De golpe, las cuencas vacías de la calavera se iluminaron, cegando a los presentes. La sala enmudeció, el alboroto ceso y la calavera salió de esa habitación llena de cenizas y corrupción.

Microrelato para el concurso de La pulga editorial - Certamen El abreviadero