body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

26.11.14

Recuerdos

Siempre pensé que mi hermana me tenía manía. A mí y a la gata de la casa. Viendo fotos como esta, no me cabe ni la mínima duda. Tres horas, dios, tres horas nos dejó allí encerradas.



Microrelato basado en una fotografía seleccionado por Valencia Escribe

21.11.14

Soñé

Soñé con una vieja escalera. Con una bailarina somnolienta. Me traía flores a la tumba. Sé que sonaba música, pero no la alcanzaba a escuchar. Me desperté en el metro. Siempre tengo el mismo sueño, siempre en la misma parada.



Microrelato basado en una fotografía seleccionada por Valencia Escribe - Florence Menu — con Evelyne Motmans

20.11.14

La puerta al jardín cerrado

Siempre me ha gustado ver la copa de los árboles. Aunque sea en plena ciudad, una zona arbolada despierta en mí una paz y una calma que ni las medicinas consiguen. Hace mucho que los fármacos no me hacen nada. ¡Malditos medicamentos! ¿Tú que piensas? No, no digas nada. Mejor ahorra fuerzas.
Mi jardín es mi templo. Mi mausoleo personal. Donde alcanzo el nirvana. ¿Ves? Estamos rodeadas de naturaleza. Arbustos, enredaderas, limoneros, almendros… pero de lo que más estoy orgullosa son de mis flores. Míralas, ¡son bellísimas! Las flores representan la bienvenida para el alma. Estas flores blancas simbolizan el cielo, el paraíso y el camino a la redención. Esas amarillas son la tierra: húmeda, mojada. También hacen referencia a la fuerza de la luz del sol y de la vida. Las lila son el luto, son la efeméride de la muerte y, como no, encarnan la tristeza. Todas esas que ves rojizas, mis preferidas, son la expresión de la sangre de Cristo y la resurrección, así como la vida humana y animal. ¿Hueles ese aroma? Es la fragancia de la muerte. No tiembles. Esta esencia será aún mejor cuando tu formes parte de de toda esa sinfonía de colores, olores, vidas y decesos. Vas a ser el mejor fertilizante que mis flores han tenido en años. Piénsalo. Tu cuerpo se descompondrá, lentamente, alimentando a la tierra, a los gusanos, a mis plantas. Tu sangre fluirá por todo este jardín, siendo parte del mismo. Los insectos tendrán un festín del que no se cansaran. Y yo podré hacer empanadas de los mejores champiñones de toda la ciudad. Tú le darás fuerza, brillo y nutrientes a mis flores, las cuales emanaran mortuorios perfumes. ¿No es bello todo esto? No pongas esa cara. No estoy loca. Estoy harta de que me mires así. Con esa superioridad. ¡Bastardo! Hazme caso, este es un proceso natural. Ibas a morir de todos modos, ¿cierto? ¿No prefieres crear vida con tu defunción? ¡Eres egoísta! ¡pero que muy egoísta!
¿Y ahora lloras? Tus lágrimas de cocodrilo no te libraran de ello. Ya lo he decidido. Además, será mejor que te estés quieto si no quieres que te haga daño. Quiero que tu muerte sea limpia, tranquila. Esto no es un espectáculo. Así, muy bien, quieto. Ahora deslizaré este cuchillo por tu garganta. Sentirás una ligera incisión y luego sosiego, quietud y armonía. Es una bendición, así que no la desaproveches.

Corta su cuello con delicadeza y este grita, ahogadamente, bajo la mordaza. Solo puede mover un poco su cuerpo, porqué esta completamente atado. En medio del jardín, rodeado de todo tipo de flores, su alma se marcha. Y ella tras de sí, cerrando la puerta de su jardín secreto.

19.11.14

Entre las nubes

- ¡Me encanta! ¿Cómo has conseguido esto Willy?

- Uno tiene sus contactos – Brian sonríe y le mira con dulzura – Además, te dije que te llevaría a cenar entre las nubes. Y ya sabes, cuando me propongo algo, nadie me frena.


- Te amo Willy.


Chocan las copas y disfrutan de las majestuosas vistas que tienen delante de sus ojos vidriosos. Los rascacielos vertiginosos penetran las nubes y son testigos del amor entre dos amantes cansados de ocultarse. Las luces de la ciudad pintan sus sombras pasionales en el pavimento gris.




Microrelato basado en una fotografía seleccionada por Valencia Escribe

14.11.14

El sonido del agua

Como me gusta escuchar el sonido del agua chocando contra el asfalto. Salir a la calle y observar cientos de paraguas erguidos bañándose bajo la generosa lluvia. Siempre sonrío al ver a alguna niña saltando sobres los charcos. Me recuerda a cuando jugaba junto a mi hermana, donde una pequeña charca solía ser un pozo de deseos, una ciudad submarina o incluso un océano de sueños.



Inspirado en la fotografía Perfectly Depicting Rain del fotógrafo Eduard Gordeev.
http://valenciaescribe.blogspot.com.es/2014/11/el-sonido-del-agua.html

11.11.14

Emanaciones de efluvios estigmatizados

Nos encontramos extraviados en un Estado de estrés y esfuerzos endemoniados. Estamos enjaulados en elementos extraños que estimamos efímeros, pero no lo son. Enardecidos expulsamos discursos endurecidos, nunca edulcorados, con eructos y enorme enajenación. Explotamos elegantemente bajo el embrujo de esos expertos embusteros que nos embaucan y engañan sin entera educación.

10.11.14

Escapada

Y caminaban cogidos por la cintura, como el primer día en que dijeron adiós a sus antiguas vidas. Libres y felices, lejos de los barrotes oxidados de la residencia.



Microrelato basado en una fotografía propuesta por Valencia Escribe
http://valenciaescribe.blogspot.com.es/2014/11/escapada.html

7.11.14

Duelo

Y vacilante le miro a los ojos. Sabía que no lo podría soportar. En un segundo sus cuerpos batallaban desnudos, en una lucha que solo ellos conocían. Caricias, golpes, lamentos y pasión. Duelo de amantes en una alcoba abrasada por las llamas de su fricción.

2.11.14

Consume

Consumo. Porque es lo que debo. Consumo. Porque lo necesito. 

Abro los ojos. Empieza un nuevo día. Es hora de comprar. Tarareo la canción del Colacao mientras desayuno contenta, pues tomo mis cereales Special K. He adelgazado dos kilos y hoy iré a comprarme un nuevo bikini. Tengo que comprarme un bikini. Los que tengo en el cajón son de la anterior temporada. Necesito algo nuevo, fresco y de moda. Creo que este año se lleva el añil, según el último reportaje que ojee en una revista mientras me cortaba el pelo. Que no se me olvide, me urge champú L’Oréal. Me encanta el nuevo anuncio con Jennifer López moviendo su melena.

Se me hace tarde y tengo una mañana de compras largas. Recojo mi taza de Ikea, y la pongo en el lavavajillas. Una pastillita de Calgonit y todo reluciente. Estos nuevos detergentes son tan eficaces como dicen. No me fío de la marca blanca, al menos para estos menesteres.

Cojo el coche. La mañana es fresca y está llena de luz. ¡Rebajas! Se respira el aire de las promociones, los descuentos y las gangas. Primero debo de ir al supermercado. He visto anunciada en una valla publicitaria que tienen 2x1 en latas de atún Calvo. Pongo la radio. Un poco de música ameniza mi viaje. 

“¡Que no te lo quiten de las manos!. Nuevo MP3 Sony. Con 8GB de memoria. Grabadora incorporada. Brilla en la oscuridad. Guarda toda la música que quieras y más. Disponible en diversos colores.”

“¿Tienes uno de esos días? No te preocupes. Con Tampax Pearl, ni lo notas, ni lo notan” 

¡Se me olvidaba! Me escasean los tampones. Sigue sonando la “música”. Aparco y salgo del coche.

Necesito tomate triturado en bote, para la cena de mañana. Han bajado el precio de la pasta Barilla, compro dos paquetes. Jaime es muy glotón. Un poco de queso, albahaca fresca y aceite de oliva virgen extra. ¿Postre? Tienen unos nuevos helados de la marca Nestle con muy buena pinta. No, mejor un tiramisú, así la cena es más italiana. Vino. Tinto, claramente. Dos botellas de Marqués de Cáceres. 

“Estimados clientes, les anunciamos que hemos bajado el precio del salmón. Tres euros el kilo. Consulten en nuestra sección de pescadería”

Compraré dos kilos y prepararé hamburguesas, las congelo y listo. Entonces me hace falta pan de hamburguesas, pepinillos y… kétchup.

Me vibra el bolso. Cojo el móvil. Es Claudia.

- Hola Claudia, ¿qué tal? - le pregunto mientras sigo llenando el carrito. No debo de perder el tiempo, debo de pasar por varias tiendas más, antes de ir a por mi ansiado bikini. El premio de mi esfuerzo con la dieta y el gimnasio - Bien, haciendo unas compras. Ya sabes… - me continua hablando. Siento que me ralentizo con la conversación trivial – Claudia, te llamo más tarde, estoy cerca de la caja y aún me quedan muchos sitios por ir hoy. Sí, sí. Una mañana ocupada. Ya hablamos. Sí guapa, cuídate. Besos – cuelgo.

Pago en caja. Dejo las compras en el coche. Al final he gastado más de lo que esperaba. Pero bueno, para la cena de mañana, y algunas tonterías más que había de oferta.

Siguiente parada, Corte Inglés. Es el cumpleaños de Susana y tengo que comprarle un regalo. Recuerdo que cuando era más joven le hacía regalos a mano, pero ahora ni tiempo, ni ganas. No sé, es como si no tuviera tantas ideas como antes. Pero no importa, una fragancia de nueva colección. ¡Uf esta no! Si, esta. Rosas. Y que más… unos pendientes. Unos graciosos. ¡Ah! Y son hechos a manos. Perfectos. Envueltos para regalos con un precioso papel verdoso. Listo.

Paso por varias tiendas del centro. Las calles a están a rebosar. La gente compra compulsivamente. Yo sin embargo he ido a hacer la compra. Comida, eso es primera necesidad. Unos detalles para una amiga y ya esta.

Entro en H&M y me pruebo como unos seis bikinis. No me gusta ninguno. Son bonitos, pero no me quedan como a Michelle Bundchen. Tanto esfuerzo en el gimnasio y no me veo bien. Es injusto. De pecho un tanto grande y la forma de top no favorece. La braga bien, pero no me gusta el diseño. ¡Puf! Me cojo un bañador, que disimula la tripa y sube el pecho. No es que sea precioso, pero al menos funcional. Disimula y realza.

Me compró una camiseta holgada y una falda vaquera también. Muy veraniegas.

Ahora me hace falta un pinta uñas azulado y también brillo, algo que pegue con el tono del bikini. ¡Ah! y unas chanclas nuevas, las del año pasado las tiraré. No me gustan mucho.

Compro. Hablo. Pienso. Compro. Como. Descanso. Compro. Bebo. Compro. Hablo. Compro… De vuelta a casa.

Se acaba el día. Estoy cansada. Mañana quiero comprarme ese nuevo MP3 que anunciaban en la radio, el mío ya está muy viejo. Además, no me gusta el color que tiene. Ojalá consiga uno verde musgo. Cierro los ojos y sueño. 

Sus sueños están siendo patrocinados por…