body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

24.2.15

Comida para dos

Creo que cada día lo odio más - piensa Sofía, mientras amputa las patas del delicioso cangrejo, que había preparado para Alejandro - No se como se atreve a llegar tarde de nuevo. Cada vez que tengo una sorpresa para él, no hace más que disgustarme - Se quita la toalla, que recoge su pelo mojado, y se sirve una copa, hasta arriba, de ese champagne tan caro, que había robado en el trabajo para esa comida especial. Moja sus labios, en el dulce espumoso, y deja que el alcohol se deslice por su garganta, filtrándose rápidamente en su conciencia. Llaman a la puerta, y Sofía, enojada, la abre con ímpetu. Ahí está Alejandro, con una sonrisa de oreja a oreja, iluminando el rellano con su figura de Dios griego. Finalmente, acaban desnudos, junto a los cangrejos, disfrutando de una picante comida para dos.

Microrelato para el concurso Calle de sol

20.2.15

Camisa negra

La camisa negra de Abel está colgada en la ventana. Tiene un trabajo entre manos. Cuando Abel trabaja, en casa ajena, tiene la costumbre de quitarse su camisa negra y colgarla a la vista de todos, como su bandera. Además, de que es muy escrupuloso y no le gusta mancharse la ropa de sangre, solo las manos.

- Vamos a jugar a un juego que seguro que ya conoces. La ruleta rusa, te suena, ¿verdad Fred? – le pregunta mientras coloca una bala, de cinco, en el revólver. Fred está amordazado a una silla de estructura metálica. No para de sudar y se ha orinado encima -  Aunque mi fama ya me precede, no soy tan mal tipo como habrás oído por ahí, solo son rumores que trae consigo este humilde oficio – sonríe abiertamente - Tampoco he arrancado un corazón de cuajo, con mis manos desnudas, usé un bisturí para ello y no me lo comí, esas cosas no me van. Eso, es más del estilo de Charly – aclara apuntando a la cabeza de Fred con el arma. A ojos de Fred, esa enorme pistola la sostiene el diablo - ¿Quizás te preguntes por que soy así? – dice retóricamente. Le encantan estos numeritos antes de acabar con la faena – Pues no debe ser nada de mi infancia, pues fue ideal, vivía en una enorme casa blanca, con porche, un perro, un gato, un gorrión, incluso una iguana importada de Sudamérica. No tuve un mal padre, no me pegaba ni bebía en exceso, mi madre era un encanto, cocinaba los fines de semana pasteles y  galletas, ¡la perfecta ama de casa! – exclama alegremente recordando - amable con vecinos y amigos, atenta y cariñosa con su hijo y servicial y, un tanto guarrilla, con su regordete marido. Como ves, nada falla en mi infancia. Me emancipe a los diecisiete, y tuve un delicioso año sabático en el que viaje por Europa, Asia y América Latina. En Perú conocí a mi mujer, una diablesa en la cama, con piernas interminables y curvas de infarto. Aunque lo que más me gusta de ella, es su pelo negro azabache, como la noche en el Valle del Colca. ¿Y qué es lo que me a hecho convertirme en esto?, un asesino cruel y despiadado. No lo se, supongo que es el placer que siento al acabar con la vida de otro, con mis propias manos. Esa es la única respuesta con la que te puedo obsequiar – dice mientras le da vueltas al tambor de la pistola y le pega un tiro. No falla. Nunca falla. Sus sesos calientes se pegan contra la pantalla del televisor. Recoge su camisa y se marcha de la lúgubre sala. 

Relato para el concurso La Gansgterada