body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

29.9.15

Viva

Pensé que quizás no volvería a sonreír, pero me equivocaba. Tras la operación todo volvió a su cauce normal. Pase meses muy duros y pude darme cuenta de que no estaba sola y que debía de sentirme orgullosa de poder vivir el presente. Es cierto que hasta que no vemos de cerca la negra capa de la muerte y su guadaña nos roza la cara no sabemos vivir. Siento la adrenalina correr por mis venas, las ganas de comerme el mundo y como palpita mi corazón caliente, regando la cicatriz que cruza mi pecho. Me siento valiente, me siento viva, me siento feliz, y eso es lo que más me importa.

Relato seleccionado para aparecer en la antología realizada por Talento Comunicación para el II Concurso de relatos sobre el cáncer de mama

25.9.15

El síndrome de Charles Bonnet

Lo bautizaron como Charles, de apellido Bonnet. Rápidamente su vida se plago de un espiral inmenso de caos. Su visión desgastada, en unos ojos claros y de tierna edad, fueron los causantes de su ingreso en el viejo hospital del condado. Sus pupilas se mostraban ausentes ante lo que acontecía. Su mirada de la vida era distinta y por eso lo tildaron de loco. Sus luceros registraban imágenes que nadie más podía ver, ni los gatos negros que dormitaban en los parques del psiquiátrico. Un día castro a su médico y degolló a una enfermera. En el juicio fue claro, el vio  como un enorme monstruo entraba en su habitación y tuvo que defenderse ante tal barbaridad humana. Cogió unas tijeras y le amputo los tentáculos que colgaban bajo sus piernas. El monstruo cayó rendido al suelo, entre sollozos y alaridos. Entonces entró una sirena, que con sus cantos intento embaucarlo y convertirlo en monstruo, como ese que yacía muerto en el suelo de su mazmorra. Cogió las mismas tijeras con las que había cortado esos gelatinosos tentáculos y rajo la garganta de la nereida que, lentamente, apago su voz. De su cuello salieron hadas, que bañaron sus retinas, con polvos nacarados.  

Relato publicado en Escribe Fino - Viernes Creativos 
https://elbicnaranja.wordpress.com/2015/09/25/viernes-creativo-escribe-una-historia-112/comment-page-1/#comment-4469

22.9.15

Remordimientos

Remordimientos con sabor a azúcar. Brillantes como la causa, fugaces como los astros.
A veces dejan marcas en la piel, manchas de vino en unos dientes repletos de palabras sin sentido.
Ceniza, polvo, droga, sexo.
Solución efímera de algunos problemas. Catarsis de la rutina.

13.9.15

El viaje

Intentaba dormir , pero los pasajeros del bus no le daban tregua. Las voces se superponían por encima de sus sueños, de su necesario descanso. Incómoda soñó con torturas, asfixias, mutilaciones… uno a uno, como moscas puñeteras, eran silenciados bajo el manto de su sopor. Su mente, una asesina despiadada.
A la hora de llegar a su destino, sus ojos no comprendían lo que estaban viendo. Todos, a excepción del conductor, yacían muertos en sus asientos. El grito de su garganta rajo el cristal de su ventana cuando pudo ver que sus sueños se convirtieron en su peor pesadilla.



Microrelato del nº 16 de Valencia Esxcribe. Podéis encontrarlo en la página 3 de la revista: https://www.yumpu.com/es/document/view/53331137/ve-16-septiembrepdf

12.9.15

Retinas cubiertas de carmín

Cuando te pedí que rozaras mis ojos con tus labios no pensaba que acabaríamos así. Ahora, desde aquel incidente, debo de llevar un parche donde antes habitaba mi querido lucero. No me importa lo que ocurrió, yo quería que lo tuvieras. Pero me enfada el descaro que tienes, pues veo lo que tu boca quiere, lo que tus labios desean, lo que tu lengua recorre. Quisiera ser yo el objeto de tu ocelo.  

Fotografía de Alberto Schommer

Microrelato para Escribe Fino - Viernes Creativos

11.9.15

Espionaje

Hacerse pasar por un reptil fue más fácil que ser un lindo gato. Trabajaba tranquilo y se evitaba los achuchones de Christoph.

Fotografía: Enrique Ramirez - Microrelato para el concurso mensual de Internacional Microcuentista

2.9.15

Zombis

En la calle mojada se reflejan las sombras de los zombis de la noche. El aroma de la muerte y de la carne en descomposición guía sus pasos. 


Microrelato para el concurso mensual de Internacional Microcuentista - Mes de Julio