body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

8.7.15

Confesión

Siempre intento hacer lo correcto. No destacar demasiado, ser buena estudiante, hija, pareja y amiga. Llevar a mi perro a pasear tres veces al día, llamar a mis abuelas de Nueva Zelanda todos los domingos y dar comida en un centro social todos los fines de semana.
Me dicen que no cometo riesgos, que soy reservada y tranquila. A veces me llaman muermo.
Estoy harta de esta mascara de mujer dócil, buena y apagada. Hoy me tiro a ese, el del final de la barra, con su barbita arreglada y con esa camiseta ajustada color salmón.
Mañana ya será otro día y si eso me confieso y listo. Mi madre siempre dice que si me arrepiento de verdad Dios me perdonará.
Necesito sentirme viva, y este chupito solo ha hecho que calentar los motores de mi ansiada libertad y locura.
El tipo me mira a los ojos, directo y me enseña su adorable sonrisa. Me da a mi que el “arrepentimiento” no llegará de momento, quizás mañana, pero con un traje de remordimientos y resaca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario