body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

20.10.11

El peso de la historia (sobre las espaldas más débiles)


- Woof, woof, woof… ¿Pero que te ocurre?. ¿A caso me escuchas cuando te hablo?.  Woof, woof, woof. Estoy harta de ser invisible cuando tú lo deseas y luego ser utilizada cuando se te antoja. ¿Es que solo sirvo para traerte las zapatillas cuando vuelves del trabajo cansado?, ¿o para darte cariño cuando te sientes triste y confuso?. Ya me he dado cuenta de que solo soy un trofeo para ti, que te gusta pasear de vez en cuando por la calle y presumir delante de tus amigos. Pero luego las tornas cambian al llegar a casa, y solo soy sometida a burla y desprecio. ¿Pero qué te crees que soy?.

- Deja de ladrarme, ¿quieres?. ¡Me estas volviendo loco con tus sandeces!.

                                                                      Fuente: Catherine Collart.


--------------------------------------------------------------------------------------------------


                                                                  Fuente: Carina Gisermann.

Señoras, cubran sus vergüenzas con sus largos y bellos cabellos. Formen la cárcel en la que desarrollaran sus vidas. Ustedes no pueden salir como se les guste a las calles, corren un peligro tremendo. ¿Es que no se dan cuenta?. Son presa fácil de las miradas de los hombres. Ustedes deben de cubrirse por una simple razón: su cuerpo no les pertenece, les pertenece a ellos. Así que hagan el favor de ser discretas, educadas y pueriles. Esta sociedad sabe lo que quiere, y cuando quiere perras educa perras, cuando quiere madres educa madres, también niñas, suegras, hermanas, primas, tías, amigas, ancianas, en fin, todo tipo de mujeres. No reaccionen ante ello, sean moldeadas por el bien común. No decidan como actuar, sentir o ser. Su comportamiento estará condicionado desde su nacimiento. Sigan su rol de género impuesto. Señoras, sean como digan ellos y por favor, sin objeciones. ¡Así que hagan el favor de cubrirse ya!... por favor.

                                                             Fuente: Carina Gisermann.

2 comentarios:

  1. Hola!

    Yo no sé de donde te sacas estas fotos tan curiosas pero me encantan. El relato es muy interesante, bastante acertado porque aunque estamos en una sociedad del siglo XXI todavía continuamos arrastrando ciertas costumbres prehistóricas como el machismo y la violencia de género o incluso el hecho de imponer el estereotipo de mujer perfecta que sirve solamente para satisfacer las hormonas salidas de los hombres.

    Me ha encantado,un besote grandotote!

    ResponderEliminar
  2. Bueno ya que estaba comentando en tu nuevo espacio, aprovecho para escribir aquí también que lo tenia pendiente, aunque como ya sabes ya me lo había leído hace tiempo.
    Bueno y ahora que caigo esto que has escrito aquí trata de lo mismo que el que acabo de comentar jejeje, te estas repitiendo jejeje
    Y bueno de lo que trata, muy machista....y creo que me voy a abstener de hacer comentarios sobre el tema, por no empezar una acalorada discusión sobre las desigualdades de genero en la sociedad moderna jejeje
    Pues eso, sigue trabajando en tus historias que tienes pendiente cierta continuación de california dreaming, si no me equeiboco :)

    ResponderEliminar