body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

6.3.15

La hora del paseo

Trasto, ¿ves a ese hombre? - dice Inés escondida junto a José, su hermano pequeño, desde su portal - Ese es Rodrigo. Hoy cumple sesenta y tres años. Rocío, su mujer, murió el año pasado en un accidente de coche, y este se ha quedado solo y destrozado. ¡Llevaban casi medio siglo juntos! - exclama Inés con demente admiración de enamorada - Cada día, a las cuatro de la tarde, sale a pasear, solo, por la vieja calle del Sol. Dicen que allí es donde conoció a Rocío, y que sus ojos dorados, lo atraparon como un fulgente rayo de sol, abrasándole el alma y volviéndolo loco de atar - Inés suspira con el corazón encogido. Se levanta de un salto, de las frías escaleras, y corre hasta alcanzar a Rodrigo. Comienza a pasear junto a él, perdiéndose por la angosta calle del Sol.

Microrelato para el concurso Calle de sol

1 comentario:

  1. Es un poco triste, pero me parece muy bonito que el hombre siga paseando por el sitio donde conoció a su mujer :)

    ResponderEliminar