body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

24.2.11

Zafiro nocturno

- Cuenta la leyenda que, en una isla sin nombre, un pirata enterró un gran tesoro, por su propio bien y el de la humanidad. No era un tesoro cualquiera repleto de joyas, objetos preciosos y doblones de valiosísimo oro, sino, un zafiro, un zafiro mágico. Dicho corindón poseía la cualidad de dotar, a cualquiera que lo tuviera, con todo lo que más deseara. El pirata se dio cuenta del poder que tendría semejante objeto en manos equivocadas o incluso, en las manos más puras, que se tornarían descarriadas, llenándose de indigna avaricia. Cuando encontraron al pirata, sus propios compañeros, viles rufianes sin alma, lo torturaron hasta el fin de sus días. El jamás se rindió y de su boca mutilada (pues le arrancaron la lengua de cuajo) no salió palabra alguna, costándole su valentía, la vida. Sus compañeros y él capitán del barco, conocido y temido en los sietes mares, llamado capitán MV (Muerte en Vida), buscaron el zafiro mágico día y noche, pero no dieron con el nunca. Él capitán, famoso por su mal genio, mató, día tras día, a cada uno de sus piratas, pues dijo que no habría descanso alguno, hasta que tuviera en sus manos frías y muertas, la gema más valiosa del mundo. Él capitán MV, acabó solo y sin su ansiada piedra preciosa, y navegó, sin rumbo alguno, hasta un abismo cruel y fantasmagórico. La buscada joya, fue encontrada varios siglos después, por una candida doncella que recogía rebollones en las profundidades del bosque. La infeliz muchacha, la escondió en sus botas y anduvo, con cuidado, por el boscaje que decían que estaba encantado. Al llegar a palacio, la doncella de ojos miel, se puso a realizar sus demás tareas. Y una vez estuvo sola, por la noche, a la luz de las velas y la luna llena, observó el zafiro. Jamás había visto una piedra tan bella. La contempló en silencio, sosteniéndola en sus manos llenas de cayos, por su trabajo duro, y soñó despierta, siendo más feliz que nunca. De repente, la asombrosa gema comenzó a brillar, una luz tan fuerte como el día al despertar y, de sus dañadas manos se despegó, levitando unos centímetros. La joven, asustada, ahogó sus gritos para no ser descubierta. La doncella quedó boquiabierta y aparto sus manos, dejando la piedra brillando y flotando con la suave brisa de la luna. Nada, ni nadie, podría describir lo que sentía la hermosa zagala. Pasado un tiempo, sin aliento, la joven observó los primeros rastros de claridad en el día, estaba amaneciendo. Fue entonces cuando cogió la piedra y la guardo de nuevo en su calzado. Cada noche volvía al mismo ritual con el corindón. Era un encuentro fantástico e irreal, pero se engancho tanto a ello, que comenzó ha actuar de forma descuidada, olvidando sus obligaciones. La reina la encontró una noche, extasiada, junto al zafiro flotante. La acusaron de brujería y la doncella fue quemada en la hoguera, reduciendo sus huesos a un polvo calcinado. La reina se quedó la gema y, rápidamente, descubrió el poder de la misma. Comenzó a desear lo indeseable y ser descarada, malvada y cruel. Uno de sus numerosos amantes le robo la gema y la vendió, volviendo loca a la reina. Así el zafiro pasó de mano en mano durante los años, ayudando a aumentar la codicia de los que lo poseían, a matar gente inocente, a vanagloriar actos innobles, a vengar la sed malvada, a dotar de belleza a las almas deformes, a desatar pasiones prohibidas, etc. Hasta que finalmente, acabo en las manos de una despreciable bruja, que acabó siendo la dueña del mundo que conocemos ahora. Ella acabó con la bondad de la gente y se benefició de todo el poder del zafiro, siendo indestructible. Antes de ello, se dio la guerra más atroz contada entre el bien y el mal. La lucha duro veinte días. Veinte días de sangre, de humillación, de muerte, enfermedades, juegos sucios y amargada avaricia. Como castigo la bruja condenó a todos aquellos que habían poseído la piedra o habían conocido alguno que la poseyera, a terribles pesadillas, tan reales, que todos desearían no dormir jamás. Los sueños se hacían realidad y sus mentes turbadas, les sentenciaban a un despertar funesto. Una mujer soñó como se arrancaba los dientes, y de su boca, ríos de sangre brotaban. Al despertar, la mujer estaba inconsciente sobre la pila del baño. Había perdido tantísima sangre que no sabía que había ocurrido. Al mirarse en el espejo, con el rostro empapado de su sangre, gritó asustada, observando que no tenía ningún diente. Todo el mundo va morir por sus terribles sueños y, la bruja, va quedarse sola, con el zafiro, en la nocturnidad deforme. - ¿Qué te parece la primera parte? – dice Rubén recuperando el aliento, después de su larga lectura.

- Es lo peor que has escrito en años. ¡Esto no se puede dirigir al público infantil!. ¿Tú crees que alguien comprará semejante cuento? – dice Agnes enfadada – Pensé que nos sorprenderías con algo nuevo, distinto, y no esta absurda fantasía de una gema mágica – le da un sorbo al café y se enciende un cigarrillo nerviosa.

- Yo creo que es perfecto – dice Rubén sinceramente.

- ¡Es que no piensas en las ventas!. Esto va a ser tú bancarrota y a su vez, la mía. Como tú agente te recomiendo que lo reescribas – dice con un rostro serio Agnes – Ninguna editorial te querrá publicar eso – dice cogiendo el manuscrito y golpeándolo contra el escritorio de madera borgoña.

- Lo que tú digas Agnes… yo me marcho a casa ya. Tengo que seguir escribiendo – dice apenado.

- Espera, que te acompaño a la puerta – dice Agnes levantándose de su silla – Piénsalo mejor, seguro que escribes una maravilla para el público infantil – dice más relajada – Bueno... dame un beso – este la besa y cuando acaban ella cierra la puerta, sin dejarle decirle ni adiós.

Rubén camina molesto por la calle. A él le gusta su cuento. Una nueva visión del prototipo tradicional de relato infantil, sin esas pusilánimes palabras edulcoradas, totalmente real y a su vez ficticio. ¡Quien podría ofrecer más!. Se sienta en un banco, que hay frente a un parque destartalado y roñoso, y se lía un cigarrillo. Lo enciende y le da un par de caladas. Se queda sentado pensando en que hará. ¿Quizás cambiarse de agente sería la mejor decisión?. Desde que se había acostado con Agnes y luego no había querido nada más serio con ella, su relación había ido a pique. En fin, no lo podía tener todo. Pero que cortaran y censuraran su arte y lo doblegaran como a un Don Nadie, eso no lo podía permitir. Se levantó preparado para decirle todas las palabras que se habían quedado en el fondo de su garganta, esperadas a ser esputadas en la cara de Agnes.

Rubén camina decidido, con la cabeza muy alta, con el cuento en una mano y el cigarrillo en la otra, dispuesto a reclamar lo que siempre había sido suyo: su libertad de expresión.

5 comentarios:

  1. vaya una historia, no me esperaba que fuera un cuento que alguien estaba escribiendo jejeje pensaba que esa era la historia en si
    y no se el final no acaba de convencerme, aunque no sabria explicarte porque
    pero bueno bien escrito y si ese cuento existiera yo lo leeria ;) asique apoyo a ruben jejeje
    y bueno ya no se me ocurre que comentar si eso luego lo hablamos si??
    pues hasta la proxima

    ResponderEliminar
  2. Hola, ¿cómo va todo?

    Tengo varias cosas que decirte, además de respuestas, así que preparate jeje.

    En primer lugar, decirte que me gusta como escribes porque con cualquier temática consigues encontrar las palabaras y las formas adecuadas para captar y motivar al lector, pero en este caso me ha gustado más la leyenda del principio que la historia en general aunque eso no quita que me haya gustado, sobretodo porque me imagino que muchos escritores deben pasar por esa situación, querer escribir una historia pero no poder hacerlo por miedo a no conseguir un determinado nivel de ventas.
    En segundo lugar, quería corregirte un par de fallos ortográficos (aunque creo que no soy quién para corregir nada, porque yo también tengo mis errores) pero creo que deberías saber que cuando te refieres al pronombre personal de la 3º persona (él) lleva acento para diferenciarlo del determinante que acompaña a un sustantivo, como en el caso de "el capitán", te lo digo simplemente porque he visto que has repetido varias veces "él capitán" y como te he dicho, solamente el probombre personal lleva acento. En verdad no importan los errores ortográficos en este caso, pero pienso que es bueno que lo distingas para un examen o algo por el estilo.

    Respondiendo a tus comentarios, me alegra que te haya gustado mi última entrada. Creo que la fe (ya sea en un ser superior o lo que sea) es algo bueno porque te da fuerzas para luchar y no rendirte ante nada sabiendo que tienes "esa creencia" que te ayuda a seguir hacia delante, pero lo que no acepto de ninguna manera son las religiones que solo buscan dominar a las masas y hacer de las personas unas cabezas huecas que no piensen para controlarlas mejor.

    Por último, estas fallas me quedaré en Valencia, sobretodo porque no tengo dinero para irme a ningún sitio y también porque tengo las prácticas que aunque quisera irme no podria, ¿tú te vas a algún sitio o te quedas aquí?

    Bueno siento este comentario tan quilométrico, un beso!

    ResponderEliminar
  3. El principio está chulo, me ha gustado la historia del pirata, el capitán y el zafiro.
    El final queda un poco raro, en mi humilde juicio, sobra el útlimo párrafo.
    Como ya dije en algún otro comentario, escribe algo alegre :D.
    Nos vemos dentro de 3...2...1... :D
    Te quierooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Siento haberte dejado un comentario tan largo jaja ya te advertía en el principio de que tenía varias cosas que decirte :-P.

    Solo tengo prácticas de lunes a viernes, los fines de semana no... menos mal jeje. Me alegro que tengas previsto unas buenas fallas, espero que todo te salga muy bien y que te diviertas.

    Hasta el próximo relato!

    ResponderEliminar
  5. me alegro que te haya gustado, creo que son mejores cuando menos pienso jeje
    tu relato me ha gustado a mi también. al principio comenzaba a recordad piratas del caribe pero luego va cambiando.. creo que agnes es una estupida.. deberia apoyarle.. quien es el escritor? no?
    por último queria comentarte algo que acabo de olvidar.. en fin.. cuando me vuelva a la cabeza te lo dire jeje
    besitos :)

    ResponderEliminar