body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

31.8.10

Magnolia

Magnolia nació en la primavera del 69, en Galicia. Su madre murió desangrada al darle a luz. El parto tuvo numerosas complicaciones, y finalmente, no pudo resistir más. Solo pudo llegar a ver a su hija, nacer de sus propias entrañas, y en ese momento, dejo de luchar y su corazón dejo de latir. Antonio, su padre, jamás a perdonado a Magnolia la muerte de su madre, y la pobre Magnolia, nunca ha podido superar, que por su culpa, su madre no pudiera seguir viviendo y que jamás conocería a aquella mujer que dio su vida por salvarla a ella.

Le pusieron de nombre Magnolia por su abuela, pues eran sus flores favoritas. Tenía la casa repleta de esas flores. Frescas en los jarrones, adornando la casa, secas en los armarios, para perfumar la ropa, y llenas de vida, en su enorme jardín. Todas las mujeres, por parte de la familia de su madre, tienen el nombre de alguna flor. Estaba Margarita, su madre, Rosa, su abuela, Dalia, su bisabuela, Amapola, su tía, Melisa, su prima menor, Azalea, su prima mayor, Malva su tía abuela y Lila, su otra tía. Magnolia siempre quiso llamarse Azucena, por que el perfume de esas lánguidas flores, le hacía sentirse más fuerte.

Desde que nació, Magnolia, desprende un aroma a flores silvestres. Su piel está bañada en un manto de leche pálida, sus cabellos tienen asombrosos reflejos rosados, y su mirada, apenada, transmite la desgracia de una joven huérfana.

Magnolia padece amnesia anterógrada desde los diecisiete años, cuando sufrió un accidente en el autobús escolar. Estuvo en coma, más de un año, y al recuperarse, los médicos le diagnosticaron un tipo de amnesia, donde ella es incapaz de almacenar nuevos datos en la memoria a largo plazo, pero la memoria a corto plazo la mantiene, es decir, ella recuerda quien es, quienes son los miembros de su familia, sus amigos, su vida… pero no puede progresar, por que no recuerda nada más allá del pasado.

Hay noches en las que se despierta gritando, empapada de un sudor frío, al recordar el accidente que la dejo en ese estado. Cada día desea su muerte o el no haber despertado, del profundo sueño, del coma, pues no puede avanzar en su vida. Desea que su alma viaje en busca de su madre y ser feliz junto a ella.

Magnolia confunde realidad con ficción. No sabe si determinadas cosas han sucedido o no. Siempre está encerrada en su casa, con la máxima atención de sus parientes, para que no le ocurra nada malo. Está tan harta de tenerlos a todos encima de ella, tratándola con abusiva precaución. Su familia la retiene como a una inválida la calle.

Magnolia se pasa el día realizando ejercicios para la memoria. Entre ellos, lee el periódico durante un rato y luego, al pasar unas horas, intenta recordar que es lo que ha leído horas atrás, pero no lo consigue, aunque ponga su máximo esfuerzo y atención, es imposible que su mente mantenga dicha información. La única técnica que le funciona es hacer fotografías de las nuevas personas que conoce, anotarse información importante en papeles que lleva encima, o en la mano u otra parte del cuerpo. Su cuerpo es un tatuaje de colorante azul marino.

La joven desmemoriada pretende forzar a su mente a recordar con un plan que se le ha ocurrido. Cuando todos se han ido a dormir, Magnolia se encierra en su cuarto y frente al espejo embadurna sus mejillas con polvos rosados, luego pasa lentamente el pintalabios rojo ácido y por encima un gloss brillante, que le da una sensación de humedad a su boca. Perfila, con un lápiz granate, la comisura de sus labios, marcando profundas formas curvilíneas. Pasa el lápiz de ojos por sus párpados y pinta con esmero, una ralla negra abismal, partiendo sus ojos en dos. Seguidamente maquilla su mirada, con tonos ocres y melosos. Se detiene por un momento, sin saber a que vienen esas capas de maquillaje en su rostro, y preocupada comienza a desmaquillarse con fuerza, con las manos, en ese momento ve una nota escrita sobre su palma izquierda, de su propia letra, y al leerla, tranquila, comienza a maquillarse de nuevo. Se pone un vestido negro ajustado, de su prima y unos tacones altos.

Magnolia sale a hurtadillas de la casa, deslizándose como una pantera negra sobre el parquet, y sigue meticulosa su plan. Lo tiene todo anotado en un papel y no deja de leerlo durante todo el camino. Se repite las líneas, una y otra vez, en voz alta. La luna ilumina su sombra astuta.

Magnolia entra en un bar cercano a su casa y pide una cerveza muy fría. Sigue leyendo el papel y tacha aquellos actos que ya han sucedido. El barullo del bar no la ayuda a concentrarse mucho, así que repite, ensimismada, cada cosa que tiene que hacer. Un chico, de unos veintitrés años, guapísimo y con unos enormes ojos, se acerca a ella y le invita a otra cerveza. Magnolia lo escucha, sin dejar de mirar el papel de sus manos. El apuesto desconocido comienza a enredarla con sus dulces palabras. Está bebe un trago largo de su segunda cerveza, mojando las suaves comisuras de sus labios, y lo agarra de la mano, llevándolo a rastras por todo el bar. El chico sonríe a sus amigos, que lo miran, incrédulos, sentados en un rincón a oscuras. Con fuerza lo mete en el baño, empotrándolo contra la puerta, y empieza a besarlo hasta desgastar sus finos labios. Se besan cálidamente, se muerden y lamen sus lenguas, mientras se desvisten con torpeza. Besar a Magnolia es como si el campo estuviera en su boca. Su cuerpo sabe a miel, su pelo huele a canela, su vientre parece la luna apagada. Y en ese mismo lugar, Magnolia, queda embarazada.

Al pasar los meses, Magnolia da a luz a una hermosa niña, a la cuál la bautizan con el nombre de Azucena. Este pequeño bebe pose una piel aromática como su madre. Y ese olor, es lo que hace que Magnolia se sienta tan cómoda con ella, la acepte y que la recuerde cada día, aunque no sabe que es su madre.

9 comentarios:

  1. hiiii
    muy interesante lo de la perdida de memoria y q ni sikiera puede recordar a su propia hija
    pero no entiendo xq ace eso de la lista, en q le beneficia eso?? ella pretendia kedarse embarazada aun sabiendo q no lo recordaria??
    me a s dejado con muxas incognitas, pero aun asi me a gustado, ya me explicaras las cosas
    asta el proximo

    PD: as cambiado el diseño de la pagina eh??
    este le pega mas

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Sara!

    Por si hay más dudas de la historia explico un par de cosas.

    Magnolia se realiza una lista, con cada paso de su plan, para no olvidarse de nada. Su plan, desde un principio, era quedarse embarazada, por que quería ver si con ello, con una acción tan importante como ser madre, sería capaz de recordar.
    Lo que ocurre es que no consigue recordar que es su hija, y que ha nacido de ese plan suyo, pero si logra reconocer y recordar a la pequeña Azucena. Por lo tanto, su memoria a largo plazo mejora un poco, por que aunque no sepa de quien es y si se lo dijeran no lo recordaría, la reconoce, y eso ya es un paso.

    Espero haber aclarado las dudas.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ahhh ok gracias por explicarlo
    todo claro

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Me ha encantado la historia, al leer el primer párrafo parecía que la historia iba a ser triste pero la verdad es que no me esperaba q acabaría tan bien, aunq yo tampoco entendía muy bien cual era su plan.
    Bueno, como siempre lo has hecho muy bien, te felicito, además has descrito tan bien los aromas que casi me daban ganas de oler así de bien como Magnolia =D. Y aver si saco un poco de tiempo para escribir algo nuevo en mi blog, pero te aseguro q no tardaré mucho.
    Un beso y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  5. Hola de nuevo, te escribo porq se me ha ocurrido un título del que sería interesante saber que historia creas a partir de él: "Dulce elixir de la muerte".
    Es un poco lúgubre como tu forma de escribir, aunq si no es de tu agrado no hace falta que hagas la historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3/9/10 20:46

    bueno esta "perra con mas tiempo libre" ¬¬ esta poniendose al dia ^^
    Al principio como dicen x ahi me esperaba lo peor para la pobre magnolia XD me ha gustado siempre cmo escribes, y tu forma de describir al personaje en especial esta vez ;)
    Voy a cenar y luego seguir leyendo.
    Hanis.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! No hace falta que lo escribas la semana q viene, si tienes exámenes tomate tú tiempo tranquila, yo por suerte los acabé todos el viernes =D
    En cuanto a mi entrada, yo tmp creo que los seres de otro planeta fueran verdes con ojos saltones, tal y como los describen en las pelis o libros, alomejor hasta son parecidos a nosotros.

    Y claro q te puedo decir mi nombre, me llamo Laura Melisa de ahi viene lo de laumel, lo q pasa es q todo el mundo me llama Laura. ¿El tuyo es Esther verdad?

    Bueno me alegra que te haya gustado el título, pero te repito q no estás obligada a hacer la historia si no quieres. Un beso y hasta tú próxima novedad.

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenas! La historia es muy conmovedora, Esther. Lo de los olores es... ¡joder! casi dan ganas de olfatearla como un perro xD (en el sentido más romántico de la expresión). Me ha hecho gracia lo de los nombres de flores de las mujeres de la familia, es como esas manías familiares de ponerles a todos los mismos nombres (aunque estos siguen la regla de las flores).
    Lo de la nena es bastante triste, aunque al menos ahora puede acordarse de que existe, y bueno, si le hace ilusión ¡se entera todos los días que es madre! Aunque a la nena en un futuro... Pufff es muy duro eso de tener una madre que nunca se acuerda de que es tu madre...
    Pero, genial como siempre.
    P.D: Me encanta el olor de las magnolias. Este año he llevado perfume de magnolia xD

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9/9/10 21:30

    soy Jose Enrique!! muy xula aunk... me gusta mas las de muete...jejjejej es verdad!! aunke de todas maneras esta muy bien escrita y sobretodo bien pebsada...x cierto...me voy a hacer blog!! aunk de dibujos... k scribir o es lo mio... ya te dire algo kuando lo tnga!!! un abrazo y asta el sabado!!

    ResponderEliminar