body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

9.1.15

Acróbata

Entonces la hormiga acróbata se excitó. Subió su cuerpo sobre la joven que tomaba el sol tranquila, en una larga tarde de domingo. La hormiga mantuvo su tórax sobre la cabeza y comenzó a girar sobre ella. La muchacha no pudo evitar acariciar su abdomen en forma de corazón, y ambas sucumbieron bajo el sol.


Microrelato inspirado en una fotografía de Valencia Escribe - Iconic Cool After Dark - Michelle Moynaghan

1 comentario:

  1. Bueno, este es super raro, como ya te dije, ademas no creo que la hormiga acóbata fuera tan grande jajaja

    ResponderEliminar