body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

12.2.12

Misterio al amanecer


- No te das cuenta que solo quiero que hablemos.

- Y lo hacemos, claro que lo hacemos - eso es lo que siempre me dice, luego sienta su culo en el sofá, se abre una lata de cerveza y un paquete de papas o lo que haya en la despensa en ese momento de gula irrefrenable: latas de sardinas, botes de aceitunas, gusanitos, cacahuetes, nachos, navajas, berberechos, etc. Hablar no sabe, pero comer no para, y se pone la bazofia esa de Misterio al amanecer, una serie lo más aburrida, de policías. Fue un boom a principios de los noventa, rollo Colombo, pero con peores actores incluso. Y después espera a que yo le haga la cena, como la criada que soy para él. Ese es el papel que me ha tocado jugar en esta representación de dos. Antes las cosas no eran así. Nos casamos muy críos, éramos dos enanos sin experiencia en la vida, y menos aún en convivir con otro. Pero no nos importaba, estábamos enamorados, o eso pensábamos. Yo asumí el rol de esposa-madre-amante desde un primer momento y él, el de marido currante-con derecho a perder cualquier interés sobre la susodicha cónyuge, es decir, yo.

- Pero es que no lo ves. No existe comunicación entre nosotros. Nuestro lenguaje se ha reducido a gruñidos y quejas - le digo a gritos. Es la única forma que tengo para captar su atención. Sube el volumen del televisor y gruñe molesto. Ahora todo fluye con normalidad. Esta es nuestra rutina. Hasta esto ha degenerado nuestra relación.

Solo me habla cuando esta contento o le ha ocurrido cualquier gilipollez en el trabajo que cree que me importa. Yo aparento interesarme, pero a veces solo me gustaría arrancarle la cabeza de cuajo a ostias. Le daría tantos golpes hasta desgastar mis puños. Hasta llenar su sucia cara de una película de sangre fresca. 

No me ha podido perdonar la infidelidad que tuve hace un año con nuestro vecino y yo no le he podido perdonar que no me perdone. No era feliz. Sentía que ya no le quería. Todo había llegado demasiado lejos. Éramos como dos extraños que se cruzaban bajo un mismo techo y ni siquiera éramos capaces de dirigirnos la mirada o saludarnos. Y fue así como sucedió. Fue cuestión de una noche. Yo no lo buscaba, pero él apareció. Charlamos, nos reímos y cuando menos me lo esperaba me vi frente al espejo del baño follando. Gozando como no lo hacía en años. Un polvo mágico. De esos que rememoras y te humedeces al completo. Aún siento como sus manos me acariciaron como jamás ha sabido hacerlo ese que babea viendo los anuncios de mujeres en ropa interior. Jamás había hecho algo así, pero sucedió y no me arrepiento. Cierto que el sentimiento de culpa se apoderó de mí durante muchos días, pero era algo que debía de ocurrir. 

Con mi marido no siento nada. Sea lo que sea que hagamos, se convierte en una rutina desagradable. Nada me sorprende de él. Sus torpes manos van directas a mi pecho y de ahí no se mueven. Sus dedos se adaptan al contorno de mis senos y se quedan fijas, con fuerza y precisión. Antes se embadurna la polla con algún aceite de masaje o algún lubricante y me la mete. Nunca ha dedicado tiempo a que yo me excitará, nunca se ha interesado por que yo pudiera correrme. Me la mete, bombea un par de veces, sus quejidos ahogan mis oídos y se corre. En cuestión de segundos me llena de su mierda, se aparta y ronca plácidamente.

- ¿Que has preparado para cenar? - me pregunta sin despegar la mirada del televisor. No es capaz de dirigirme la ni para eso. 

- Nada. Nada hasta que hablemos. Nada hasta que algo cambie aquí.

- ¿Pero que mosca te ha picado hoy?. Estas de lo más estúpida - me dice bajando el volumen de la televisión. Ahora se gira y me habla -¿Que quiere cambiar?. Yo estoy bien así, tú estás bien como estás. ¿Que necesidad tienes de complicar las cosas?.

Me pongo frente a él, tapándole el televisor. Están en anuncios, así que no se queja en exceso, pero no queda mucho para el desenlace de su puñetero serial. Me quito toda la ropa y después le bajo los pantalones y los calzoncillos hasta las rodillas. Me subo sobre él y comienzo a restregar mi pubis sobre su flácido miembro, que en seguida se pone rígido. Me meto mis dedos en la boca y los lamo, para después humedecer mi sexo. Cuando noto que estoy lista, agarro su pene con fuerza, lo sacudo un par de veces, siento como se derrite en mis manos. Su cara se desfigura por las oleadas de placer. Introduzco su verga en mí y comienzo lentamente. Subiendo y bajando, moviendo las caderas. Luego aceleró el ritmo, y siento como me fluye la sangre rápida y caliente. Entonces sube el volumen del televisor. Su jodida serie ha vuelto a comenzar. Y ahí estoy yo, moviéndome frenéticamente sobre él, y él abrazado a mí, gruñendo y mirando la tele. Se corre, junto a la explosión de un coche en la pantalla. Y yo me quedó con la mirada hundida, sin saber realmente porque y que hacer ahora.

A veces crees que puedes solucionar algo de la forma más banal y equivocada posible. Nos agarramos a cualquier posibilidad de cambio o felicidad. No somos conscientes de la mierda que nos rodea y en la mierda en que nos acabamos convirtiendo. C'est la vie.

3 comentarios:

  1. He aquí, la weona que no tiene costumbre de comentar, comentando, seguramente porque está resacosa porque en completa lucidez comentar le da perecita y ahora es como yauuuu -.-
    No podía evitar imaginarme toda la escena en el sofá de tu casa! Tanto odio no me sorprende, lo que me ha sorprendido ha sido el final. Porque cuando se ha enclavado en el deprimente pene del marido, calculé 'ahhya, esta weona hace eso como antesala de una muerte cruel', por esos Venazos de Asesino/a que a algunos les da a veces (especialmente a your characters xD) pero he ahí que el weón sigue con su programa incluso follando y entiendo que las intenciones de ella no iban por ahí y que eran, después de todo, "buenas", ¿solucionantes? or something like that, y eso me llama toa la atención. Supongo que cuando uno está tan acostumbrado al sabor de su Náusea particular, no se imagina la vida sin náusea y es demasiado pedirle que renuncie a su nauseabundo día-a-día en pro de un día de luz, (¿lo he cogido?). Esa idea me confunde.
    Me ha gustado porque creo que desde el principio se ve que tratas de expresar algo que de hecho expresan durante y al final del relato, sobre todo en contraste con algunos en que no sé muy bien por dónde van los tiros de lo que quieres dar a entender :P, así que pa'mí que así mejor, conciso contundente y directo. Supa :D

    ResponderEliminar
  2. Hiii
    A ver no veo el titulo en este relato, donde esta el misterio?? y el amanecer??
    A ti te gusta describir a los tios como asqueros, babosos, etc no?? jejeje me dan un poco de pena jeje y tambien me dan penas las mujeres que tienen que aguantarlos ~~
    En fin eso es todo, no voy a decir mas, asi que...
    Hasta tu proximo relato ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Pobre mujer, yo de ella me quedaba con el vecino aunque me sorprende que en vez de hablar con su marido de lo que hacían mal y lo que debía cambiar en su relación, decidiera follárselo como si eso solucionara algo.

    Un besete!!!

    ResponderEliminar