body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

19.4.11

La cruz del tercer milenio

PRÓLOGO

(17 de abril de 2011, domingo de Ramos. Mª Dolores y Encarna vuelven de misa, cada una de ellas llevan varios ramos en las manos. Suben el ascensor).

Mª DOLORES (dejando los ramos contra la pared del ascensor. Pulsa el botón 7).
Después de un par de meses por fin nos reunimos toda la familia. Ya era hora, ¿verdad madre?.

ENCARNA
Si hija. Ya tengo ganas de ver a todos mis nietos y nietas a la vez. Que normalmente solo veo al pequeño, ya que Agustín, estando en casa, ni se digna a salir de su refugio emocional cuando esta su anciana abuela de visita. Imperdonable lo de este chico.

Mª DOLORES
He conseguido que me prometa que comería con nosotros hoy. Algo es algo, no se puede pedir más de él en estos momentos madre. Lo esta pasando muy mal.
¿Sabes que?, Adrián tiene una gran sorpresa para nosotros. Creo que se ha echado novia o tiene una amiguilla “especial”. Me dijo que hoy iba a invitar a comer a casa a alguien muy importante. Me muero de ganas por saber como será la chiquilla.

ENCARNA
Me dejas de una piedra, no sabía que Adrián ya andaba metido en líos de faldas. Espero que sea una buena chica, y no como la de Agustín, que no era más que una simple fulana del tres al cuarto que lo ha dejado sin vida. ¡Pobrecillo!.

Mª DOLORES (ambas salen del ascensor y se dirigen a su puerta. La número 21. Abren la puerta. Caminan hacía la terraza del comedor para dejar los ramos tostándose al sol).
Yo también lo espero, pero Adrián es listo. No caerá en las redes de ninguna cualquiera. ¡Ay! a estos no hay quien los pare. Yo a su edad aún jugaba con muñecas. En fin… como cambian los tiempos.

ENCARNA (gritando)
¡Serás mentirosa!, si tú a su edad ya estabas liada con Gabriel, y un año después, embarazada de Isabel. Casi no nos da tiempo a casaros a tú difunto padre y a mí. Descansa en paz Rodrigo (dice santiguándose y envolviendo el rosario con sus arrugadas manos).

Mª DOLORES
Dejemos el tema madre. Quiero conocer a la chica que ha dejado tan embobado a mi hijo, más de lo normal (ríe). Lo tendrías que ver, anda todo el día en las nubes, hablando a todas horas por teléfono con ella. Y se le ponen unos ojillos tan lindos e inocentones y una vocecita tan dulzona. ¡Esta para comérselo!.
(Abriendo la puerta del comedor).
¡Dios mío Adrián, ¿qué estas haciendo?! (dice alucinada, dejando caer los ramos al suelo. Entra Paloma, la gata, que empieza a mordisquear las plantas y a maullar desesperada. Tiene un terrible celo. Sus maullidos son insoportables).

ADRIÁN (separándose de Joan, su novio. Estaban besándose como locos. Su primer amor).
¡Mama!, ¿ya son las 14.00h?. ¡Vaya!, como pasa el tiempo (dice desconcertado. Tiembla nervioso. Joan esta pálido como la luna y con la mirada hundida en la espantosa alfombra que cubre toda la estancia. Se queda callado como una tumba).

ENCARNA
Así que esta es… ¿tú novia? (dice su abuela poniéndose las gafas de vista y riendo).

ADRIÁN
Emmm…. él es Joan. Pufff… no quería presentároslo de esta forma, pero ya que la cosa ha salido así de mal, pues, de perdidos al río. Mama, abuela, soy homosexual y Joan es mi pareja.


COCINA

(Mª Dolores abre una botella de vino tinto y se sirve una copa. No suele beber ningún tipo de alcohol, solo alguna vez, en fechas especiales. Le da un trago largo y pone cara de asco. Encarna esta pelando las judías para la comida. Adrián y Joan se han quedado inmóviles en el comedor).
Mª DOLORES (dando vueltas por toda la cocina, con la copa de vino en la mano. Nerviosa).
¡Por el amor de Dios!, ¿qué estaba haciendo mi hijo?.

ENCARNA
Pues yo creo que meterle la lengua hasta la campanilla a ese tal Joan (dice riéndose).

Mª DOLORES
Madre, ¿cómo puede hacerte gracia esto?. Es un asunto muy serio. Mi hijo pequeño es gay. ¡Lo que nos faltaba en esta familia!.

ENCARNA (cortando unos pimientos).
¡Que más te da!. El chiquillo es joven y esta conociéndose así mismo y conociendo a los demás. No te ofusques por ello. Alégrate Dolores, tú hijo esta enamorado y es feliz.

Mª DOLORES (sirviéndose más vino. Ya se ha bebido la mitad de la botella. No puede entender que su madre tenga tanta comprensión ante lo sucedido. Se le cae el mundo encima).
Madre (dice entre sollozos), ¿qué dirá Gabriel de todo esto?, ¿qué dirán sus hermanos y hermanas?, ¿qué dirán nuestros vecinos y amigos?. ¡Menudo follón! (ya ha bebido más de la cuenta y comienza a sentirse mal. Se sienta en una silla y apoya su cabeza en la banqueta).

ENCARNA
Déjate con el que dirán y ponte a pelar zanahorias, que yo no puedo hacerlo todo sola.

(Entra Gabriel a la cocina)

GABRIEL
¿Qué pasa amor? (dice preocupado viendo a su mujer roja como un tomate y la botella de tinto a su lado casi acabada).

ENCARNA
No le pasa nada, le dio bastante el sol en la procesión y esta algo mareada. Se le pasará enseguida. ¿Me pasas la botella de vino, por favor?. Es que estoy haciendo una salsa deliciosa con ese tinto, casi lo acabe, como puedes ver.

GABRIEL (pasándole la botella a su suegra)
Tomé Encarna. Las dejo continuar con la comida, que yo soy un estorbo por aquí en medio (dice escaqueándose). Voy a ver las noticias al comedor.

Mª DOLORES (gritando)
¡No!

GABRIEL (perplejo)
¿Por qué no?

ENCARNA
Por nada Gabriel. Es que está Adrián con un amigo viendo una película para un trabajo de clase, y ya les quedaba poco. Mejor déjalos que terminen y luego ya ves las noticias (dice salvándole de la situación, por segunda vez, a su hija). Están muy concentrados con sus tareas.

GABRIEL
Vale… pues me acostaré un rato en la cama, que estoy molido de tanto andar de acá para allá. Cuando este la comida lista avisadme (dice saliendo de la cocina).

(Dolores va al baño y se provoca el vomito. Una pasta roja emana de su boca. Se cepilla los dientes y hace unas gárgaras. Se lava la cara, se maquilla un poco y se peina. Sonríe frente al espejo, pero esa máscara que ve reflejada no podría engañar a nadie. Rompe a llorar).


1er Y 2º PLATO

(Están todos sentados en el comedor. De primero, Encarna - ya que Mª Dolores no ha podido ayudar mucho en la cocina- ha preparado un caldo de pescado y mariscos y, de segundo, dorada con verduras y patatas al horno. Gabriel preside la mesa, a su derecha están sentadas Mª Dolores, seguida de Encarna, Isabel y Alfredo y, a su izquierda, Adrián, Joan, Agustín y Leticia).


ENCARNA
Que gusto que da veros a todos en casa (dice con una sonrisa amplía. Dejando a la vista su dentadura despoblada). Espero que esto dure un tiempo.

LETICIA
Yo también lo espero así abuela. Tenía tantas ganas de veros a todos. Este año en Nueva York, aunque ha sido maravilloso para mí, me ha hecho darme cuanta de lo mucho que os extrañaba y no paraba de pensar en todo lo que me estaría perdiendo por aquí. Así que ponedme al día, que no se apenas nada de nada.
Agustín, ¿cómo esta Niccola?.

AGUSTÍN (sin rodeos).
Muerta.

LETICIA (angustiada)
¿Cómo?, ¿qué ha pasado?.

Mª DOLORES
Nada hija. Niccola regresó a Italia hace un par de meses y dejo a tú hermano sin decirle nada, así, de la noche a la mañana. Tú hermano ha vuelto a casa, a pasar una temporadita, hasta que se recupere.

LETICIA
¿Y por qué nadie me lo contó?.

GABRIEL
Secreto de confesión jeje. No queríamos marearte con los problemas de tú hermano. Lo importante es que tú carrera fuera a flote y así ha sido. Estoy muy orgulloso de ti Leticia.

LETICIA (preocupada por su hermano).
¿Y cómo estas Agustín?.

AGUSTÍN
Muerto y enterrado.

LETICIA
Entiendo…

Mª DOLORES (notando el ambiente bastante tenso cambia de tema)
Isabel, ¿por que no habéis traído a Guillermo a casa?, ¿dónde lo habéis dejado?.

ISABEL
Esta en casa de los padres de Alfredo, es que hoy a la tarde tenía un cumpleaños cerca y ellos se ofrecieron a llevarlo.
ALFREDO (tartamudeando)
Pep…pepro manñanna vendra a veeeros.

GABRIEL
Veo que el logopeda esta haciendo milagros contigo Alfredo.

ISABEL
Ha mejorado mucho. Le esta poniendo mucha empeño y voluntad (dice dándole un beso a su marido). Guillermo siempre le ayuda con los ejercicios. Le parecen divertidos al chico.

ADRIÁN (que habla por primera vez desde lo ocurrido en el comedor)
La sopa está buenísima mama.

(Mª Dolores no contesta. Se mete rápida una cucharada a la boca)

GABRIEL (dice desconfiado)
Perdone Encarna, estas verduras no saben mucho a vino. ¿En serio gastó toda la botella en la salsa?

ENCARNA
Claro, pero el alcohol se evaporó. Como se nota que no pones un pie en la cocina.

GABRIEL
Bien… supongo que es eso (dice mirando a su mujer contrariado). Oye Adrián, ¿no nos presentas a tú amigo?

ADRIÁN
Si, si, claro. Este es Joan, vamos juntos a clase (dice señalándole).

JOAN
Hola (dice forzado).

GABRIEL
¿Has visto que aplicados Dolores?. Haciendo deberes hasta en domingo de Ramos. Este hijo mío va a sacar el bachiller como Leticia, con sobresaliente en todo. ¡Que genios hemos criado! (dice hurgándose los dientes con un palillo).

Mª DOLORES
Tampoco es para tanto… bueno si, le ira bien. Si… bien, supongo. En esta vida tendrá muchos obstáculos y puede que le den mucho por culo, digo que le jodan mucho, o sea, que le fastidien, por que la gente es muy cerda y le van las cosas raras y… no se, dependerá del camino que escoja.

GABRIEL
¿Qué mosca te ha picado hoy mujer?. Estas de lo más rara.

Mª DOLORES (ocultando su estado de shock de forma lamentable)
¿Yo?. Estoy perfectamente. Como nunca. Creo que jamás me había sentido tan bien. Soy feliz, por que todos somos felices. Estoy encantada encantadísima. Hoy parece que va a llover, ¿qué me decís?

LETICIA
Mama, ¿seguro que estas bien?, ¿qué te ocurre?. Tienes mala cara.

Mª DOLORES
Nada. ¿Qué me va a pasar?. Estoy como una rosa.

GABRIEL
Para ya de montar esta escena rara, que nos va a sentar mal la comida.

Mª DOLORES (con voz de pito)
¿Qué escena?, si yo estoy actuando con normalidad. Todo va muyyy bien.

ENCARNA
Por favor, basta ya de tonterías Dolores. Lo que pasa es que hoy hemos visto como, estos dos de aquí (señalando a Adrián y Joan, que tragan el caldo con dificultad) se estaban besando en el sofá y, además, Adrián, nos ha confesado que es gay y que Joan es su pareja. Por eso Dolores está tan alterada. Por eso y por que se ha bebido una botella entera de tinto en menos de diez minutos.

(Silencio absoluto).


POSTRES

GABRIEL
¿Qué que?

LETICIA
¿Es cierto Adrián?, ¿eres homosexual?

ADRIÁN
Emmm emmm… supongo.

ISABEL
¿Desde cuando lo sabes?, ¿habéis mantenido ya… ya sabes?

LETICIA
Por favor Isabel, no preguntes esas cosas.

GABRIEL
Creo que me va a dar algo. Me duele el pecho. ¡Ay por favor, tengo un hijo marica!
ALFREDO
No passa nadda. Es absolutamente nor normal.

GABRIEL
¿Normal?. Normal sería que le fueran los coños, como a ti, como a mi y como a Agustín.

Mª DOLORES
Por favor Gabriel, esa lengua.

ALFREDO
Mi mi mi hermaano también lo ess. Y no tienne ningún problemaa. Adriánn si tu tu es lo que quieress, se felizz.

ADRIÁN (con las manos enlazadas a las de Joan bajo la mesa. Temblando los dos como un par de flanes).
Gracias tío.

Mª DOLORES
Pero no lo animes. Este niño no sabe lo que quiere. Es un crío.

ENCARNA
No, no es un crío. Pero tú lo tratas como tal.

GABRIEL
¿Pero que os pasa en esta familia?. Agustín que se casa con una furcia italiana, Leticia que se va de casa para vivir su sueño y no ha llegado a ser más que una simple reportera, Isabel con el tartamudo que me tiene hasta los huevos y ahora Adrián, bujarra. ¿Pero que he hecho yo para merecer esto?.

ADRIÁN (lleno de coraje se levanta de la mesa, cogiendo de la mano a Joan, que siente como si se lo fueran a comer).
Esto es lo que soy y este es el hombre al que quiero, así que tendréis que acostumbraros y aceptarlo.

GABRIEL (grita colérico)
Ni una mierda mientras vivas bajo mi techo.

Mª DOLORES
No le digas eso al niño. Adrián, hijo mío, estas confuso. Lo siento por ti… Javier, emmm Jon, digo Joan… pero mi hijo no es como tú.

JOAN (pregunta molesto)
¿Y como soy yo?

GABRIEL
Como vas a ser… ¡un desviado!.

ISABEL
Basta ya. Mama, ayúdame a recoger la mesa. Vamos a sacar el postre.

(Agustín se levanta de la mesa y se encierra en su cuarto. Joan y Adrián siguen de pie, cogidos de la mano, aguantando. Encarna les sonríe. Gabriel sigue comiendo, con los ojos llorosos. Leticia, Isabel y Dolores van a la cocina, donde preparan café y sacan los pasteles).

Mª DOLORES
¿Quién quiere tarta de tiramisú?

ALFREDO
Yo qquiero un buen pedazzzo.

ENCARNA
A mi dame un trozo de coca de llanda. De la que tiene cabello de ángel (dice señalándola)

LETICIA
¿Adrián, vosotros dos queréis postre?

ADRIÁN
No gracias, no tenemos mucha hambre después de la que se ha montado (dice hablando por los dos).

GABRIEL
Desagradecido.

ENCARNA
Venga, come y calla Gabriel, y deja al niño de una vez. Leticia, córtales dos trozos de tiramisú y dos de coca de llanda (le guiña un ojo a ambos chicos con complicidad).

Mª DOLORES
¿Dónde esta Agustín?

ISABEL
Se encerró en el cuarto. No creo que salga mucho más hoy.

ADRIÁN
No me extraña.

GABRIEL
Ya me estas tocando los cojones. ¡Eres un soplapollas!.

LETICIA
¡Papa!

GABRIEL
Hijo… eres la vergüenza de la familia. A saber que dirán nuestros vecinos de ti. Y no quiero pensar lo que dirán mis amigos.

ENCARNA
Otro que con el que dirán… dejad a Adrián en paz.

GABRIEL
No es tan fácil Encarna. Yo soy un hombre respetable y ya tengo suficiente con lo que tengo para que me de más problemas el chaval.
(Dice entre gritos. Se atraganta con una nuez de la coca de llanda. Empieza a ponerse morado. No puede respirar).

Mª DOLORES
Gabriel, ¡ay! Gabriel. ¡Que haga alguien algo!

(Nadie reacciona a tiempo y no saben que hacer. Gabriel se cae de la silla quedándose tirado en el suelo como una colilla. Todos están sobre él, ahogándole más. Joan se abre paso y le realiza la maniobra de Heimlich. No da efecto, además de que Gabriel lo aparta hasta que se queda inconsciente. Joan mira a Adrián a los ojos, este esta llorando. Le hace el boca a boca y comienza a respirar).

GABRIEL
¡Quita de encima sarasa! (dice sobresaltado, empujando a Joan, que se encuentra sobre él).

Mª DOLORES
Este chico te ha salvado la vida Gabriel. Te habías quedado inconsciente (dice llorando. Le besa toda la cara emocionada).

ISABEL
Gracias Joan. Después de todo lo que te ha dicho mi padre le has ayudado. Has sido el único capaz de controlar la situación.

JOAN
Gracias.

ADRIÁN

¿No tienes nada que decirle papa?

GABRIEL
Supongo que gracias.

ENCARNA
Anda chico, confórmate con esto, que este hombre tiene la cabeza como una piedra y es más testarudo que un burro.

Mª DOLORES
Lo siento Adrián, siento haberme comportado así. Menuda impresión le hemos dado a tú amigo… quiero decir… tú…tú… novio (dice a regañadientes).

ADRIÁN
No pasa nada mama. Supongo que no estabais preparados para ello. Papa, ¿tú no dices nada?

GABRIEL
Si… emmm… yo… yo… lo siento hijo (dice rompiendo a llorar).

ENCARNA
¡Por fin dejas salir de tú traje de hombre cromañón al verdadero hombre que eres!

ADRIÁN
Si en el fondo es un buenazo (dice abrazando a su padre, que no para de llorar).

GABRIEL
Soy un burro.

ISABEL Y LETICIA
¡Y que lo digas! (dicen al unísono entre risas).

GABRIEL
¿Podréis perdonadme todos? .

Mª ANGELES
¿Y a mí? (dice llena de cargo de conciencia).

ADRIÁN
Hablo en nombre de todos diciendo que mejor que olvidemos lo que ha pasado y comencemos de nuevo. Será mejor así, ¿cierto?.

(Ambos padres, con la cabeza gacha, asienten. Encarna se levanta y unos minutos después trae a Agustín del brazo, que se sienta junto a su hermano pequeño. Comienzan a hablar, como personas civilizadas, y Mª Dolores y Gabriel hacen algo que hacía mucho que no hacían, escuchar a sus hijos, entenderlos y estar orgullosos de ellos).

ENCARNA (hacía sus adentros)
¡Que cruz de familia Rodrigo!, ¡que cruz!. Seguro que te estas pegando una vidorra por allí arriba, sin estos quebraderos de cabeza.

5 comentarios:

  1. bien empezamos los comentarios
    la verdad que no me esperaba que escribieras una historia asi con un titulo como ese jejeje
    pero no ha estado mal, trata un tema bastante comun hoy en dia y la forma en la que los personajes reaccionan hace facil meterse en la historia, yo incluso me he imaginado a mi familia jejeje porque seguro que alguno/a diria algo asi ¬¬
    la verdad que cuando estaban hablando las mujeres de lo de la novia, la novia ya me imaginaba que iba a salir gay el chabal jejeje
    y ma parece tan horribles las cosas que les dicen a los chicos, menudos trogloditas ~~
    aunque el final me ha parecido muy...no se de cuento de hadas, pasa algo malo y como joan lo ayuda de repente todo pasa a ser bonito y feliz, no se un poro raro
    y bueno creo que eso es todo
    hasta la proxima ;)

    ResponderEliminar
  2. Es verdad lo que dice Sari, es un tema actual y a veces es muy duro sacar a la gente de sus disfraces ante la sociedad. Y cierto... cuando están comentando lo de los liso de faldas he pensado... gay! ^^
    Pero... pensaba que el padre iba a morir!!! Jejeje ui... este relato no está en tu linea... apenas un besito en el salón... no muere el padre... acaban bien... ^^ resumiendo fácil de leer y sorprendente a tus lectores habituales jejeje.

    Besitooos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Esther!

    He hablado con Carla y ya me ha contado que sabes quién soy en realidad, siento no habértelo dicho yo misma pero temía que no quisieses hablar conmigo sabiendo quién era.

    En cuanto a tu relato, ha estado genial pero sobretodo algo diferente porque el final de esta historia es bueno, algo raro en tus historias supongo jeje.
    Creo que por ahora no subiré nada a mi blog, porque todavía estoy en estado de shock, pero en cuanto pueda subiré alguito.
    Por último me gustaría darte mi msn por si quieres hablar algo conmigo: laumelables65@hotmail.com

    Un beso! Que te vaya todo muy bien!

    ResponderEliminar
  4. La historia en un principio está bien, pero el final queda bastante raro, de golpe y porrazo todos felices (aparentemente). Pero aún así el tema está bien y la forma en la que está escrita también, es más teatral.
    Te quieroooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  5. Dinamite girl, como me dijiste, sí, te ha quedado forzadísimo! Porque la reacción de la madre, tira que te va (está confusa, tiene que comérselo de repente...) pero la del padre era imposible de solucionar a corto plazo; ¡¡si es un puto homòfobo!! Alguien de mi familia me la monta de esa manera y no me ve el pelo, al menos, por cuenta mía.

    Muas, muas espero mi Jesus Personal ;)

    ResponderEliminar